Los países de la UE reivindican el Acuerdo de París como herramienta de paz

Luxemburgo, 19 jun (EFE).- Los 28 Estados miembros de la Unión Europea (UE) se sumaron hoy, en bloque, a las críticas comunitarias contra la decisión de Donald Trump de retirar a Estados Unidos del Acuerdo de París contra el cambio climático y reivindicaron la utilidad del pacto como herramienta de paz y estabilidad global.

“El Acuerdo es ambicioso, pero no prescriptivo, y permite a cada parte trazar su propio camino para contribuir a los objetivos de lucha contra el cambio climático, que amenaza el desarrollo, la paz y la estabilidad en todo el mundo”, declararon los ministros de Asuntos Exteriores de los Veintiocho en un texto adoptado en Luxemburgo.

Los jefes de la diplomacia de los países de la UE lamentaron expresamente “la decisión unilateral” de Trump y se sumaron oficialmente y por escrito a la línea argumental repetida por Bruselas desde que el pasado 1 de junio el presidente de EEUU retiró a su país del pacto climático firmado en París en diciembre de 2015.

Esta pasa por no renegociar el acuerdo alcanzado por 195 partes y subrayar que el acuerdo seguirá vigente pese a la salida de Washington, en un contexto en el que las economías desarrolladas generan en torno al 80 % del CO2 que llega a la atmósfera.

La UE, tanto desde su centro de poder en Bruselas como desde las capitales de sus Estados miembros, está decidida a asumir el liderazgo en la lucha contra el calentamiento global y los socios comunitarios seguirán trabajando con ayuntamientos, Estados e instituciones de EEUU que sí quieren respetar los compromisos climáticos que rechaza la Casa Blanca.

El Acuerdo de París “pone de manifiesto nuestra responsabilidad colectiva hacia el planeta entero y las generaciones presentes y futuras”, señalaron los titulares de Exteriores de la UE sobre el pacto global para reducir las emisiones de efecto invernadero en al menos 2 grados centígrados a final de siglo respecto a los niveles preindustriales”.

Los ministros confirmaron que la UE y sus Estados miembros mantienen su compromiso de contribuir a la movilización anual hasta 2020 de 100.000 millones de dólares “para la acción por el clima en los países en desarrollo”, como prueba de que “el mundo puede seguir contando con la Unión Europea para liderar la lucha mundial contra el cambio climático”.

Mientras los titulares de Exteriores aprobaron esa conclusión escrita, reunidos en el mismo edificio luxemburgués que en junio acoge las citas ministeriales de la UE, sus colegas de Medio Ambiente siguieron trabajando en preparar la legislación para que la UE reduzca sus emisiones en al menos un 40 % en 2030 respecto a los niveles de 2015.

Abordaron, en concreto, la contribución que deberá hacer cada país en los llamados “sectores difusos”, como el transporte, la gestión de deshechos o parte de la agricultura, y debatieron también las consecuencias de la retirada de EEUU de París.

 

Fuente: EFE