“Plan Zamora” causa alarma en Venezuela

En una alocución televisada este martes, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, hizo anuncios y advertencias que crisparon aún más los nervios de sus opositores, de por sí tensos ante la posibilidad de que sus manifestaciones de protesta pacífica, pautadas para este 19 de abril, sean objeto de mayor represión policial que de costumbre, sean blanco de ataques de los grupos de choque del oficialismo –los civiles armados de los “colectivos” y la Milicia Nacional Bolivariana–, deriven en enfrentamientos con los simpatizantes del chavismo –que también marcharán este miércoles– o en la detención arbitraria y la criminalización amañada de los dirigentes políticos de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), la alianza de los partidos antichavistas del país.

Imputaciones sin evidencias

Maduro anunció la activación del “Plan Zamora”, una estrategia presentada por la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para mantener el orden interno si llega a consumarse el golpe de Estado que, según el mandatario, ha sido orquestado desde Washington y secundado por el presidente del Parlamento, el líder opositor Julio Borges. Maduro aseguró que el Departamento de Estado había plasmado su intención de “generar violencia y caos” en Venezuela en un comunicado difundido este mismo martes. El “hombre fuerte” de Caracas agregó que las fuerzas de seguridad nacionales ya habían desmantelado a “varios grupos” involucrados en el proyecto golpista. “Se capturó a un grupo comando de la oposición, convicto y confeso, con armas y planes para agredir a la movilización convocada por la derecha”, dijo Maduro.

“Estamos en pleno proceso de búsqueda y captura de sus cómplices para garantizar la paz”, acotó el sucesor de Hugo Chávez (1999-2013) en la jefatura del Gobierno venezolano, insistiendo en que Borges debía ser procesado por llamar abiertamente “a un golpe de Estado, a la división de las Fuerzas Armadas, al desconocimiento de sus autoridades legítimas, al desconocimiento de sus mandos y al desconocimiento de su comandante en jefe. Eso es un delito que está tipificado en los códigos penales del país”. Horas antes de que Maduro articulara su discurso desde el palacio presidencial, Borges había leído un comunicado de la MUD en la Asamblea Nacional y transmitido su mensaje por las redes sociales, los únicos canales al alcance de la oposición, dada la hegemonía comunicacional ejercida por el Gobierno a través de los medios radioeléctricos.

Llamado a la institución castrense

Borges le pidió a la Fuerza Armada Nacional Bolivariana que le permitiera a la oposición marchar sin ser reprimida con bombas lacrimógenas o cualquier otro dispositivo antidisturbios. “El día de mañana [este 19 de abril], Venezuela estará en las calles pacíficamente. Y es el momento para que las Fuerzas Armadas demuestren que están del lado de la Constitución y del lado del pueblo”, exhortó el presidente del Legislativo, subrayando que ni los diputados ni el resto de la sociedad civil venezolana eran “enemigos” de los militares. “Llamamos a la reflexión a los funcionarios de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, a meditar sobre el papel que están jugando en este momento de la historia de Venezuela”, señaló Borges, recordándoles que “la orden de un superior no exime a un subordinado de su responsabilidad”.

Aparte de los dirigentes políticos, también artistas, académicos y representantes de diferentes gremios dieron a conocer su intención de marchar este miércoles en todo el país para protestar contra el golpe de Estado del 29 de marzo, fecha en que la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia despojó de sus facultades a los legisladores venezolanos, disolviendo de facto al Parlamento. En la capital, Caracas, los manifestantes partirán desde 26 puntos distintos y caminarán hasta la sede de la Defensoría del Pueblo, en el oeste de la ciudad. Maduro comentó que no había problema en que la oposición saliera a la calle; pero la instó a quedarse “en el este” de Caracas, sugiriendo que el oeste le estaba vedado por ser percibido tradicionalmente como un bastión chavista. El mandatario no explicó con detalles en que consistía el “Plan Zamora”.

Fuente: dw.com