Presidente de Brasil recibirá a embajadores de países que compran carne del país sudamericano

BRASILIA.- El presidente de Brasil, Michel Temer, recibirá este domingo a un grupo de embajadores de países importadores de carne brasileña para explicar las medidas adoptadas tras el escándalo de adulteración de ese alimento. La intención del Gobierno es transmitir un mensaje de confianza y asegurar que, a pesar del escándalo, la carne brasileña dirigida a los mercados externos pasa por unos estrictos controles de calidad que avalan los productos, dijeron a Efe fuentes oficiales.

NOTICIA RELACIONADA Gobierno brasileño convoca reunión de emergencia por caso de carne descompuesta 2Antes, Temer se reunirá con su ministro de Agricultura, Blairo Maggi, y empresarios del sector de la alimentación, para analizar el impacto que pudiera tener el asunto en el comercio exterior. Según datos oficiales, Brasil es el mayor exportador mundial de carne bovina y de pollo, el cuarto en carne de cerdo, y las ventas externas de esos tres sectores representaron el año pasado el 7,2 % de ese comercio, con un US$11.600 millones.

Entre sus principales destinos, que suman un total de 150 países, están la Unión Europea (UE), China y Estados Unidos, que han pedido explicaciones al Gobierno de Temer sobre el asunto. La mafia de la adulteración fue desarticulada este viernes en una vasta operación de la Policía Federal, que detuvo a una treintena de agentes públicos y directivos de empresas implicados en el caso. Sus prácticas implicaban el uso de químicos para mejorar el aspecto de las carnes, la alteración de las fechas de caducidad o la inclusión de alimentos no adecuados para el consumo en la elaboración de embutidos, entre muchas otras irregularidades.

Para intentar minimizar el impacto, el Ministerio de Agricultura reforzó este fin de semana los controles e inspecciones a empresas alimenticias, así como a supermercados y frigoríficos. Fiscales de la sanidad alimentaria recorrieron las instalaciones de una treintena de empresas que son blanco de una investigación de la Policía y al menos tres procesadoras de carnes fueron clausuradas este sábado, pues no se ajustaban a las normas de sanidad vigentes.

“Ese problema afecta y afectará a todos. No sé cuáles serán las consecuencias, pero vamos a tener problemas”, dijo el ministro de Agricultura, Blairo Maggi, poderoso empresario del sector agrícola. El ministro admitió que el asunto “daña la imagen” de Brasil, pero subrayó que en el país hay 4.000 empresas cárnicas y que pese a que algunas de las mayores son sospechosas, sólo una treintena está bajo investigación.

EFE