EE. UU. y China acuerdan cooperar sobre Corea del Norte

Estados Unidos y China coincidieron este sábado (17.03.2017) en que la tensión en la península coreana ha alcanzado un nivel “bastante peligroso” y se comprometieron a hacer “todo lo posible” para evitar un conflicto, afirmó el secretario de Estado de Estados Unidos, Rex Tillerson.

“Creo que compartimos la opinión de que las tensiones en la península son ahora bastante altas y de que las cosas han alcanzado un nivel bastante peligroso”, dijo Tillerson en rueda de prensa tras reunirse en Pekín con el ministro chino de Asuntos Exteriores, Wang Yi.

La visita de Tillerson a China, la primera de un miembro del Gobierno del presidente Donald Trump a ese país, es la última etapa de su gira por Asia que es también su primer viaje al exterior.

El secretario de Estado norteamericano visitó previamente a Japón y Corea del Sur, donde advirtió que la diplomacia paciente con el programa nuclear norcoreano de la era del ex presidente, Barack Obama, había terminado y que todas las “opciones” estaban disponibles, incluyendo la opción militar.

El ministro de Asuntos Exteriores chino, Wang Yi, destacó por su parte que fue muy productiva la reunión con Tillerson, insistiendo que el conflicto en la península coreana debe solucionarse a través del diálogo.

“Damos gran importancia a su visita”, le trasladó Wang a su homólogo estadounidense en su encuentro.

Según Wang, ambos cancilleres trataron algunos de los temas delicados entre ambas naciones, como la soberanía china de Taiwán, las disputas en el mar de China Meridional o la instalación del sistema estadounidense de misiles THAAD en suelo norcoreano.

Una relación “justa”

Tillerson reiteró a China el objetivo de la administración de Trump de lograr una relación comercial “justa” que genere beneficios a ambas partes..

“Nuestros dos países deberían tener una relación comercial positiva, que sea justa y ofrezca dividendos en ambos lados, y vamos a trabajar en esa dirección”, afirmó a la prensa el secretario de Estado.

El ministro chino señaló por su parte el objetivo de “abordar de forma apropiada nuestras fricciones comerciales para lograr un resultado favorable para ambas partes”.

El planteamiento de Tillerson ocurre luego de que Trump criticara, primero como candidato y luego como presidente, un exceso de ganancia comercial chino, y también acusara al gigante asiático de robar empleos a los trabajadores estadounidenses.

JCG (EFE, dpa)