Renunció el director del Banco de México tras el derrumbe del peso

El director del Banco de México, Agustín Carstens, presentó su renuncia el jueves al presidente Enrique Peña Nieto para poder aceptar la designación como Gerente General del Banco de Pagos Internacionales (BIS, por su sigla en inglés). Su dimisión será efectiva a partir del primer día de julio de 2017, cuando asuma dicho cargo, añadió el Banco de México (Banxico, central) en un comunicado.

La renuncia se produce en un contexto de volatilidad del peso, detonada por las presidenciales en Estados Unidos, que llevó al Banco de México el 17 de noviembre, cuando la moneda mexicana se había devaluado 9,66% tras el triunfo de Donald Trump, a aumentar su tasa de interés en 50 puntos básicos, para llevarla a 5,25% y así “consolidar la convergencia eficiente de la inflación al objetivo 3,0%”.

Este mismo jueves, el Banco de México dijo en otro comunicado que en las semanas posteriores a ese aumento de la tasa de interés, “los mercados financieros presentaron un comportamiento negativo (…) y el peso mexicano acumula una depreciación en el año de alrededor de 17% y es la divisa más depreciada de un amplio conjunto de países emergentes”.

El peso registraba este jueves una depreciación de 1,19%, al cotizarse a 21,05 unidades por dólar tras hacerse pública la renuncia de Carstens, en comparación con el cierre del miércoles de 20,80, de acuerdo con datos del banco privado Banamex.

La moneda mexicana ya había rebasado la barrera de los 21 pesos por dólar después del triunfo del republicano Trump, que ha amenazado con implementar medidas proteccionistas, y desde entonces el peso ha continuado fluctuando.

A pesar de la moderada recuperación que registró la economía mundial en el tercer trimestre, “el balance de riesgos para el crecimiento se ha deteriorado, dada la posible implementación de medidas que pudieran obstaculizar el comercio exterior y la inversión extranjera”, añadió el Banco de México.

El 80% de las exportaciones mexicanas tienen como destino su vecino del norte, con el que alcanzó un comercio bilateral de 531.000 millones de dólares en 2015.

La elección de Trump también llevó al Banco de México a recortar sus previsiones de crecimiento económico. Para 2016 augura una expansión entre 1,8% y 2,3% (contra el rango de 1,7% y 2,5% estimado antes) y para 2017 estimó entre 1,5% y 2,5% (contra el rango previo de 2% y 3%).

Este jueves el BIS le comunicó a Carstens que el Consejo decidió designarlo como Gerente General de ese organismo.

Fuente: Infobae