May y Trump coinciden en la “importancia” de la OTAN para la defensa

Londres, 29 nov (EFE).- La primera ministra británica, Theresa May, y el presidente electo de Estados Unidos, Donald Trump, mantuvieron hoy una conversación telefónica en la que se mostraron de acuerdo en la “importancia” del papel de la OTAN en la defensa colectiva, según informó Downing Street.

Ambos recalcaron “la necesidad de que más miembros de la OTAN cumplan el objetivo de gasto (militar) del 2 % del PIB” y coincidieron en dar relevancia al “papel que la Alianza puede desempeñar en la gestión de diversas amenazas”, detalló un portavoz del despacho oficial de la primera ministra conservadora.

Durante la campaña electoral estadounidense, el republicano afirmó que pondrá condiciones a la hora de ayudar a los socios de la Alianza Atlántica y que solo apoyará a aquellos que “cumplen con sus “obligaciones”.

En la segunda conversación con May desde que Trump ganó las elecciones presidenciales en Estados Unidos, a principios de noviembre, los dos acordaron programar un encuentro en persona “lo antes posible”.

Aunque no fijaron una fecha para esa reunión, sí detallaron que los “asesores de seguridad nacional” británicos y estadounidenses se encontrarán “antes de Navidad”.

Los dos líderes “dialogaron sobre cómo están progresando los planes de transición del presidente electo y acordaron que sus equipos deben continuar construyendo una relación cercana durante este periodo”, dijo el portavoz de la mandataria conservadora.

En la información sobre la conversación divulgada por Downing Street no se hace referencia a ninguna mención a la propuesta de Trump acerca de nombrar embajador británico en Washington a Nigel Farage, cara visible del Partido por la Independencia del Reino Unido (UKIP).

Farage fue el primer político británico que se reunió con el republicano tras su victoria electoral y se ha ofrecido en diversas ocasiones para actuar como enlace entre el Gobierno de Londres y el futuro Ejecutivo estadounidense.

Ante la propuesta de Trump para designar al político eurófobo como diplomático en Washington, Downing Street se limitó a apuntar que “no hay vacante” para ese puesto.

Fuente: EFE