Fernández se despide de Castro, “el último líder moderno”, en embajada cubana

Buenos Aires, 29 nov (EFE).- La expresidenta argentina Cristina Fernández (2007-2015) se acercó hoy a la embajada de Cuba en el país austral para transmitir sus condolencias al pueblo de la isla tras el fallecimiento de Fidel Castro, a quien definió como “el último líder moderno”.

“Es un momento de mucha emoción y tristeza” porque “Fidel fue el último líder moderno”, “a la altura de los Mandela, de los Charles De Gaulle”, afirmó la exmandataria en declaraciones a la prensa al salir de la embajada cubana en Buenos Aires, a donde llegó hacia las 12.30 hora local (15.30 GMT).

“Cuando se va un grande, no hay que estar triste, al contrario, y más cuando ha vivido como lo he hecho él: atento a lo que pasaba en su país y en el mundo hasta el último minuto”, agregó.

Durante los cerca de 50 minutos que estuvo en el edificio, Fernández firmó el libro de condolencias, ubicado al lado de una foto del líder revolucionario, y se reunió con el embajador cubano, Orestes Pérez, con quien recordó los momentos que compartieron en la isla y lo que se ha logrado “en este tiempo de apertura”.

La expresidenta dijo que vio al diplomático “muy optimista” y “muy seguro” en cuanto al futuro de Cuba, que, según ella, vivió uno de los procesos “más transformadores y más revolucionarios del siglo XX” y cuenta con muy elevados niveles de salud y educación.

Un centenar de militantes y decenas de periodistas esperaban a la ex jefa de Estado en la puerta de la embajada, cuyas vallas estaban repletas de flores y mensajes para despedir a Castro y a la que se acercaron a lo largo del día varias figuras políticas del kirchnerismo.

La ex jefa de Estado llegó a la embajada después de haberse presentado en tribunales para registrar sus huellas y realizar otros trámites en el marco de una causa en la que está procesada por presuntas irregularidades en operaciones del Banco Central (BCRA) durante su Gobierno.

Pese a que estaba citada a las 11.00 hora local (14.00 GMT), la mandataria se presentó hacia las 08.00 hora local (12.00 GMT), con lo que logró evitar a la mayoría de los medios de comunicación e impidió que se generaran conflictos entre miembros de la policía y los miles de militantes que suelen acompañarla en sus presentaciones en tribunales con gritos y cánticos de apoyo.

De hecho, ella misma les había pedido el día anterior que no se presentaran porque, a su juicio, “siempre con el auspicio” de medios de comunicación “afines” al Gobierno de Mauricio Macri, y la “inestimable colaboración del poder judicial”, el Ejecutivo preparaba “un capítulo más de la distracción permanente como único método de gestión”.

Fuente: EFE