Reiteran acusación de “chicana” contra Temer

El jueves pasado, denunció ante la Policía al presidente de ese país, Michel Temer, por proponerle “chicanas” (maniobras jurídicas poco claras) para responder a las presiones que otro ministro estaba ejerciendo sobre Calero. Este domingo, el acusador repitió el cargo contra el mandatario en el programa “Fantástico” de la televisora privada Rede Globo, uno de los más vistos en el país sudamericano. La imputación fue enfatizada justo cuando Temer se ufanaba de iniciar una moción anticorrupción.

Calero alega haberse reunido con Temer el pasado 17 de noviembre para hacerle saber que estaba siendo presionado por el entonces ministro en jefe de la Secretaría de Gobierno, Geddel Vieira Lima, quien renunció a su cargo el 25 de noviembre. Aunque el jefe del Ejecutivo lo apoyó en un primer momento, “en menos de 24 horas me retiró todo respaldo. Me dijo que inventara una maniobra, un artificio, una ‘chicana’ para que el caso fuese llevado a la Abogacía General de la Unión”, contó Calero. El caso se enmarca en la mayor crisis que enfrenta Temer desde que asumió la presidencia.

Calero se separó de su cargo el 18 de noviembre y el escándalo salió a la luz al día siguiente. El 19 de noviembre, en una entrevista concedida al diario “Folha de Sao Paulo”, Calero aseguró que su salida se había debido a las presiones ejercidas por Vieira Lima para que modificara una decisión técnica ya tomada, en favor de sus intereses personales. Lo que Vieira Lima quería, de acuerdo a las declaraciones de Calero, era que el Instituto del Patrimonio Histórico y Artístico Brasileño (IPHAN) levantara la prohibición de erigir un edificio en una zona protegida de Salvador de Bahía.

Calero sostiene que en el edificio por construir, Vieira Lima y varios de sus familiares habían comprado de antemano algunos apartamentos. Cuando Calero se presentó ante la Policía Federal para entablar la denuncia, incluyó a Temer entre los acusados, lo que agravó la crisis política en Brasil. Temer desmintió a su exministro, admitiendo que las conversaciones tuvieron lugar, pero subrayando que él sólo había tratado de “arbitrar conflictos”. Al día siguiente, el 25 de noviembre, Vieira Lima renunció a su puesto. Este domingo (27.11.2016), el presidente volvió a desmentir a Calero en una rueda de prensa.

La prensa brasileña le reprocha a Temer el no haber sido convincente cuando dijo no saber sobre los intereses personales de Vieira Lima antes del encuentro del 17 de noviembre. El mandatario ha optado por centrar la atención en el “gravísimo” hecho de que Calero había grabado un intercambio telefónico entre ambos. Este domingo en Rede Globo, Calero admitió que tenía en su poder un audio que documentaba su conversación con Temer, pero le restó importancia acotando que en ella sólo le anunciaba su dimisión como ministro de Cultura. “Fue burocrática y protocolar”, señaló Calero.

Temer advirtió que comenzará a grabar “institucionalmente” todas sus conversaciones con ministros para evitar que su integridad vuelva a ser puesta en duda por funcionarios como Calero. Este fin de semana, varios diputados opositores anunciaron que introducirían una solicitud de destitución del presidente por crimen de responsabilidad.

Fuente: dw.com