Diego Armando Maradona llora a Fidel Castro, su “segundo padre

(FILES) This handout by Argentine Canal 13 shows Cuban President Fidel Castro (L) playing with a football with Argentinian former football star Diego Armando Maradona, during the recording of Maradona's TV program "The 10's Night" in Havana, 26 October 2005. Cuban revolutionary icon Fidel Castro died late on November 25, 2016 in Havana, his brother announced on national television. - RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / CANAL 13" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS / AFP / CANAL 13 / HO / RESTRICTED TO EDITORIAL USE - MANDATORY CREDIT "AFP PHOTO / CANAL 13" - NO MARKETING NO ADVERTISING CAMPAIGNS - DISTRIBUTED AS A SERVICE TO CLIENTS

El astro del fútbol Diego Maradona lloró este sábado al enterarse de la muerte del líder cubano Fidel Castro, “el más grande” y como “un segundo padre” para él, declaró.

“Me llamaron desde Buenos Aires y fue muy chocante. Me agarró un llanto terrible porque fue como un segundo padre”, declaró el ‘Pelusa’ a los periodistas desde su palco del Arena Zagreb, donde asiste este fin de semana a la final de la Copa Davis de tenis entre Croacia y Argentina.

“El día es horrible. Me comunicaron que murió el más grande, sin ninguna duda. Fidel Castro nos dejó”, lamentó.

Maradona anunció que continuará el resto del fin de semana en Zagreb para seguir viendo la final de la Davis y que a continuación viajará a La Habana.

“Quiero estar con Raúl (Castro), estar con los hijos y con el pueblo cubano, que me dio tanto. Y despedir a Fidel, mi amigo. Lo van a cremar. Quiero decirle toda la gratitud que tengo, de toda mi vida”, explicó.

“Él me habló muchísimo de la droga, me habló de las recuperaciones, que sí podía”, recordó con emoción, a unos minutos del inicio del partido de dobles de la final de Copa Davis.

Maradona mantenía una gran relación de amistad con Fidel Castro, cuya imagen lleva tatuada en uno de sus gemelos.

Rehabilitación en Cuba

La relación entre ambos se remontaba a los años 1980, pero el mítico exfutbolista argentino le agradece especialmente su ayuda para internarse en una clínica cubana en 2000 para superar sus adicciones.

Maradona ha defendido en numerosas ocasiones la revolución cubana y además de la cara de Fidel tiene tatuada en un brazo la del Che Guevara.