Santos espera que texto se refrende la próxima semana

A solo dos días de que se cumplan dos meses de la firma del acuerdo de paz con las Farc en Cartagena, el país presencia este jueves 24 de noviembre una segunda firma.

En una ceremonia, de lejos más austera que la primera, el presidente Juan Manuel Santos y el jefe de las Farc, Rodrigo Londoño, alias Timochenko, se reunieron de nuevo para estampar sus firmas en un documento que parece esta vez recoger las ideas y propuestas generales de la mayoría de fuerzas y sectores sociales y políticos.

El acto comenzó con la interpretación del himno nacional por parte de Cecilia Silva Caraballo, cantante del grupo cartagenero Tambores del Cabildo. Acto seguido, y en medio de una serie de aplausos y arengas que gritaban ‘Sí se pudo’, el presidente Santos y ‘Timochenko’ firmaron el texto con las modificaciones frente a los 750 invitados al teatro Colón de Bogotá.

 El primero en hablar fue ‘Timochenko’, quien se refirió a todas las personas que impulsaron el nuevo acuerdo. Habló del campamento por la paz y de las marchas que se convocaron tras la derrota del plebiscito. Además, pidió un gobierno de transición que pueda dar garantía al cumplimiento de los acuerdos.

“Pedimos un gobierno de transición que garantice el cumplimiento de los acuerdos y que esté conformado por todas las fuerzas políticas”, indicó.  (Lea también: Cinco claves para entender el nuevo acuerdo de La Habana)

Además, señaló que reclaman una implementación “pronta y eficaz de este acuerdo”.

‘Timochenko’ también se refirió a la derrota del plebiscito por la paz y afirmó que esta nueva renegociación permitió que se enriqueciera el acuerdo.

“Modificamos el acuerdo teniendo en cuenta las inquietudes, propuestas y aclaraciones hechas por movimientos partidos políticos y sectores de opinión. Introdujimos importantes cambios a los textos antiguos hasta convertir el acuerdo de paz en definitivo”, afirmó.

El jefe máximo de las Farc cerró el discurso con esta frase: “Que la palabra sea la única arma de los colombianos”.

Acto seguido intervino el presidente Santos. Primero, se refirió a las víctimas del conflicto e indicó que la paz “será la única” herramienta capaz de devolverle la esperanza al país.

“Todos sabemos, en el fondo del alma, que el conflicto armado tiene un costo demasiado alto. Es demasiado doloroso, como lo son todas las guerras. Los muertos, los desaparecidos, los heridos, las víctimas y sus familias han sufrido este terrible enfrentamiento (…). Y todos, absolutamente todos, sabemos que la paz nos devolverá la esperanza, la fe en el futuro y la posibilidad de tener un mejor vivir para nosotros y nuestros hijos”, afirmó.

‘Día D’

Luego, habló de la renegociación y explicó, como lo ha hecho en otras oportunidades, el proceso que se siguió desde la derrota del ‘No’ y las intensas jornadas de los equipos negociadores durantes estos más de 40 días.

“Quiero reconocer y agradecer los aportes que hicieron las víctimas, la Iglesia, los jóvenes, los empresarios, los partidos de la coalición para la paz, las Altas Cortes y magistrados, las organizaciones religiosas y sociales, los sindicatos, las comunidades indígenas y afrodescendientes, los militares retirados, los movimientos de mujeres, el propio Centro Democrático y tantos otros sectores con los que hablamos, unos que votaron ‘Sí’ y otros que votaron ‘No’ “.

El mandatario, además, despejó por fin la duda de cuándo será el ‘día D’, que establece el inicio de la implementación de todo lo pacto en el acuerdo.

Según el Mandatario, esto será la próxima semana cuando –según espera– el Congreso refrende el nuevo texto firmado con las Farc.

“¿Eso qué significa? Que cinco días después se iniciará el movimiento de las Farc hacia las zonas veredales transitorias. A los 90 días se iniciará la dejación de las armas. Y en 150 días, tan solo 150, todas las armas de las Farc estarán en manos de las Naciones Unidas. Las Farc, como grupo armado, habrá dejado de existir”, señaló Santos.

El nuevo Acuerdo Final de Paz, que contiene alrededor de 190 ajustes, entre modificaciones y precisiones pedidas y sugeridas por quienes votaron ‘No’, se firma justamente 53 días después del plebiscito, rechazado por el 50,23 % de los votos (6’424.385 votos) que le ganaron al 49,76 % (6’363.989), de quienes salieron a votar el pasado 2 de octubre.

El pasado 12 de noviembre, el Gobierno anunció la llegada a un nuevo acuerdo, primero con un acto desde La Habana en el que participaron el jefe de la delegación del Gobierno, Humberto de la Calle, y de la Farc, ‘Iván Márquez’, así como los países garantes. Luego, el presidente Santos en una larga alocución explicó en términos generales los cambios del acuerdo.

En la plaza de Bolívar fueron instaladas dos pantallas gigantes para la transmisión del acto protocolario. Decenas de personas llegaron al sitio desde tempranas horas del jueves.

Por su parte, las autoridades fijaron varios filtros de seguridad que restringen el paso vehicular por los accesos a la plaza de Bolívar. Los peatones también tuvieron restricciones en algunas zonas.

Minutos previos al inicio de la ceremonia, a la plaza de Bolívar llegaron diversos grupos de personas en representación de sectores sociales de izquierda como Marcha Patriótica y la Unión Patriótica.

En el paso entre la plaza de Bolívar y el teatro Colón, un par de ciudadanos se robaron la atención de los medios por su oposición a la firma del acuerdo. Discuten con otros ciudadanos que apoyan la firma.

Fuente: eltiempo.com