Parlamento turco prolonga el estado de excepción

Ankara.- El Parlamento turco prolongó por 90 días el estado de excepción, que permite al jefe de Estado gobernar por decreto, informó la agencia de noticias Anadolu. El mayor partido de la oposición, el Partido Republicano del Pueblo (CHP) y el prokurdo Partido Democrático de los Pueblos (HDP), también en la oposición, votaron en contra.

Pero la votación en el Parlamento, esta noche de este martes era un mero acto formal, pues el gabinete de Gobierno ya había probado la medida a comienzos de octubre. El gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo del presidente Recep Tayyip Erdogan no dependía si quiera del MHP, pues ya tiene en el parlamento una mayoría suficiente para sacar adelante este tipo de medidas.

Erdogan decretó el estado de excepción el 21 de julio por un lapso de 90 días, tras el frustrado golpe de Estado del 15 de ese mismo mes. La medida vencía el 18 de octubre pero ahora será prolongada, tras su publicación en el boletín oficial, previsiblemente hasta el 15 de enero.

Entretanto, la Dirección de Seguridad de Ankara lanzó este miércoles otra operación para detener a 215 agentes de policía sospechosos de pertenecer a la red del predicador Fethullah Gülen, al que el Gobierno turco acusa de haber urdido el fallido golpe militar del 15 de julio de 2016, informó la emisora NTV.

La acción policial, ordenada de acuerdo con un informe de los servicios turcos de inteligencia, comenzó en la madrugada en trece provincias del país y en las primeras horas se detuvo ya a treinta agentes, añadió la citada emisora de noticias.

Los policías sospechosos, entre los que hay 147 de alto rango, están acusados de haber dado apoyo financiero a la cofradía de Gülen, que el gobierno califica de organización terrorista, y haber usado la aplicación de mensajería cifrada ByLock, desarrollada supuestamente por los “gülenistas”. Estas detenciones se suman a las de otros 125 policías arrestados la víspera en una operación similar ordenada por la Dirección de Seguridad de Estambul.

Desde el golpe de Estado, decenas de miles de militares, policías, funcionarios, jueces, maestros y profesores universitarios han sido suspendidos o arrestados por supuestos vínculos con Gülen, predicador islamista radicado en Estados Unidos desde 1999. Ankara ha pedido a Washington su detención preventiva y posterior extradición a Turquía.

Fuente: dw.com