Justicia argentina absuelve a expresidente De la Rúa de un delito de sobornos

La Justicia argentina absolvió este lunes al expresidente Fernando de la Rúa (1999-2001) y a otros siete acusados de haber pagado sobornos a senadores para la aprobación en 2000 de una polémica reforma laboral, informaron fuentes judiciales.

Para De la Rúa, que abandonó el poder en diciembre de 2011 en medio de una grave crisis económica y social, la sentencia pone “en claro la verdad”, mientras que para el exsecretario parlamentario Mario Pontaquarto, que denunció los sobornos, es “vergonzosa”.El Ministerio Público Fiscal había solicitado una pena de seis años de prisión para De la Rúa, imputado como presunto coautor del delito de cohecho activo agravado, mientras que la Oficina Anticorrupción, como parte querellante en la causa, había pedido seis años y medio.En declaraciones a los medios a la salida de los tribunales, el expresidente señaló que el juicio, por el que han pasado 300 testigos en casi dos años, “demostró la inexistencia de toda sospecha de corrupción” para su gobierno.”Además, sirvió para demostrar que todo fue una infamia del principio al fin y que de hecho no existió. Fue el punto de partida de un complot político. La absolución reivindica mi dignidad y la de mi gobierno”, añadió De la Rúa.Según el Centro de Información Judicial (CIJ), la sentencia absuelve también al resto de los imputados en la causa, para los que la Fiscalía había pedido el mismo número de años de condena.

Se trata de quien fuera director de la Secretaría de Inteligencia del Estado (servicio secreto) Fernando de Santibáñez, y los exsenadores peronistas Alberto Tell, Augusto Alasino y Remo Constanzo.

También resultaron absueltos el exsenador del Partido Justicialista (PJ) Ricardo Branda, el exministro de Trabajo Alberto Flamarique y el exsecretario parlamentario Mario Pontaquarto, un “arrepentido” que confesó haber llevado él mismo una maleta con el dinero para el pago de sobornos.

En noviembre de 2007 Pontaquarto confirmó en un careo judicial con De la Rúa que el hoy exgobernante dio el visto bueno al pago de sobornos por 4,3 millones de dólares a senadores para que se aprobara la reforma laboral, fuertemente rechaza por los sindicatos.

En declaraciones a una televisión local, el exsecretario parlamentario aseguró que después de este veredicto “nadie va a querer denunciar un hecho de corrupción”.

“Yo soy parte de la verdad de lo que ocurrió. Conté la historia durante diez años. La justicia tenía una oportunidad de dictar un fallo histórico y dispuso esto. Me queda una sensación de angustia y tristeza”, dijo.

Antes de darse a conocer la sentencia, los miembros del tribunal escucharon las últimas palabras de los exsenadores peronistas Ricardo Branda y Remo Costanzo.

Branda negó los sobornos y dijo que el proceso penal se originó por “una operación política” del kirchnerismo para “meter presos a (los expresidentes) Isabel Perón, Carlos Menem y Fernando de la Rúa” porque, aseveró, “necesitaba ampliar la popularidad porque había ganado sólo con el 22 % de votos”.

Por su parte, Constanzo se limitó a solicitar a los magistrados “una sentencia consecuente con lo que acá ha quedado demostrado”.

En los 14 meses que ha durado el juicio han testificado decenas de personas, entre ellas el exvicepresidente Carlos Álvarez y la actual presidenta Cristina Fernández, quien presentó un escrito ante el tribunal.

En el momento de los hechos que fueron juzgados, la mandataria era senadora y votó en contra de la reforma laboral.

También testificaron funcionarios, legisladores, políticos e incluso periodistas.

El proceso oral, que se inició el 14 de agosto de 2012, es el segundo juicio contra un exmandatario democrático argentino desde la última dictadura.

En junio pasado, el expresidente argentino Carlos Menem (1989-1999) fue condenado a siete años de prisión por un presunto contrabando de armas a Croacia y Ecuador, aunque por su condición de senador no tendrá que ingresar en la cárcel. EFE