Transformadora colombiana de residuos lista a entrar en Ecuador y Puerto Rico

La empresa colombiana Delta Climático, que implementa estrategias para reducir la emisión de gases con efecto invernadero y transforma residuos orgánicos en biogás, está lista para entrar en los mercados de Ecuador y Puerto Rico.

Los desarrolladores del proyecto son seis jóvenes especializados en distintas disciplinas y pertenecientes a un grupo de investigación de la Universidad de Antioquia (noroeste), quienes fundaron la compañía en 2011 con el propósito de mitigar el cambio climático.

Uno de sus principales proyectos está en El Carmen de Viboral, un municipio del departamento de Antioquia, donde han adaptado una planta de residuos orgánicos para generar biogás a través de un sistema de fermentación aerobia.

Carlos Andrés Uribe, coordinador técnico de Delta Climático, explicó a Colombia.inn, agencia operada por Efe, que a través de este sistema convierten los residuos, con alto porcentaje de metano, en biogás, un combustible que se puede utilizar “para mover un motor y generar energía eléctrica o dentro de una caldera para generar energía térmica o mecánica”.

En esta planta, la empresa produce mensualmente unos 98 metros cúbicos de gas, obtenidos a partir de una tonelada de residuos orgánicos, que se usan en los hornos de loza del municipio, mientras que la materia orgánica restante se destina a abono.

Pese a que la energía que se obtiene es térmica, la empresa planea generar energía eléctrica y mecánica en el futuro.

Uribe, ingeniero ambiental y antropólogo, es uno de los seis integrantes de Delta Climático, que también cuenta con el abogado Luis Fernando Restrepo, la contadora Ángela Giraldo, la ingeniera sanitaria Erika Mazo, el administrador de empresas Andrés Vásquez y la ingeniera química Karen Castro.

El otro “gran proyecto” que tiene la empresa en materia de desarrollo es el “aprovechamiento energético y material de excretas de la industria porcícola y vacuna”, de donde se obtiene el gas y, según Uribe, se disminuyen los riesgos con la autoridad ambiental ya que se eliminan los vertidos en fuentes hídricas.

Delta Climático también ha asesorado en la construcción de dos microcentrales eléctricas a Celsia, una compañía de generación de energía, “tanto en la parte de diseño como en la parte de bonos de carbono a partir de la generación de energía limpia”, agregó Uribe.

Y ha realizado un estudio para el Ministerio de Ambiente y Asocolflores que evalúa las barreras no arancelarias para las flores colombianas en términos de los mercados de carbono con recomendaciones para hacer más competitiva la exportación.

Apoyada desde su inicio por Parque E, una plataforma de la Universidad de Antioquia y la Alcaldía de Medellín para fomentar el emprendimiento de alto impacto y la innovación empresarial, Delta Climático facturó en 2012 cerca de 180 millones de pesos colombianos (unos 93.000 dólares), mientras que en este año aspiran a superar los 200 millones (más de 100.000 dólares).

“Es una empresa que no tuvo un capital inicial importante, empezamos casi con las uñas y buscando contratos, se sostiene a partir de los ingresos que ella misma tiene y desde ese punto de vista nos parece exitosa”, confesó Uribe.

El coordinador técnico también reconoció que los sistemas utilizados en la empresa “son muy innovadores y susceptibles de generar patentes”, pero apuntilló que si aún no los han adquirido es porque “los costos solamente son sufribles si se venden varios de los sistemas”.

Por el momento ya tienen contactos con potenciales clientes y socios en Ecuador y Puerto Rico, país este último donde Delta Climático ya ha avanzado en la asesoría a una empresa que pretende introducirse en el sector de los mercados voluntarios de carbono en implementación de tecnología.

Al cumplir dos años de vida, los integrantes de la empresa se congratulan de haber llevado a la práctica un “montón de conocimiento” que, de otra forma, “se quedaba guardado en anaqueles” de la Universidad de Antioquia.

EFE