Santos incluye a dos mujeres en su equipo para lograr la paz con las FARC

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, incorporó este martes a las abogadas María Paulina Riveros y Nigeria Rentería Lozano al equipo negociador del Gobierno en La Habana para lograr la anhelada paz con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El papel más importante será el de Riveros, hasta hoy directora de Derechos Humanos del Ministerio del Interior, que entra como negociadora plenipotenciaria en sustitución del empresario Luis Carlos Villegas, quien fue nombrado por Santos embajador en Estados Unidos.

El presidente destacó que Riveros, abogada de la Universidad Externado de Colombia con maestría en derecho de seguros de la Universidad Javeriana, se centrará en “reforzar temas como la sustitución de cultivos ilícitos y las víctimas, en los que tiene amplia experiencia”.

La funcionaria tiene una amplia trayectoria en entidades oficiales como el Ministerio del Interior, la Gobernación del departamento de Cundinamarca y la Procuraduría General de la Nación (Ministerio Público).

Riveros es la primera mujer en el equipo de negociadores plenipotenciarios, pero el Gobierno ya contaba con dos mujeres en el grupo secundario: la consejera presidencial Lucía Jaramillo Ayerbe y Elena Ambrosy.

Por su parte Rentería, alta comisionada Presidencial para la Equidad de la Mujer, se incorporará precisamente en el grupo secundario para “velar para que se siga manteniendo un enfoque de género y equidad en las conversaciones”.

Nigeria Rentería nació en 1968 en Codazzi, departamento del Cesar (noreste), pero se le considera una de las promesas del Chocó, región de la costa pacífica de mayoría afrodescendiente con la que tiene vínculos familiares y políticos.

El Chocó, donde Rentería se ha desempeñado en diversos cargos públicos, es una de las regiones más castigadas por el conflicto armado, con presencia de las FARC y del Ejército de Liberación Nacional (ELN), así como de los paramilitares en su momento y hoy en día de las bandas criminales herederas.

El pasado 16 de noviembre, cuando Santos anunció su intención de reemplazar a Villegas, adelantó que sería una mujer “que viene de un departamento que ha sido golpeado, como pocos, por la violencia, una mujer que va a representar también a las víctimas”, con lo cual todas las apuestas ya apuntaban a Rentería.

A lo largo de su carrera, Rentería se ha destacado por trabajar con las comunidades más vulnerables, y esa fue una de las razones por las cuales Santos la escogió para formar parte del equipo negociador.

Más allá de sus capacidades, Rentería cumple cuota femenina, territorial y de minoría, ya que es una mujer afrodescendiente aunque no le gusta que la llamen así, sino “negra” porque se siente “orgullosa” de serlo, según dijo hace unos meses en una entrevista concedida a la revista Semana.

Las FARC por su parte tiene una mayor presencia femenina en su equipo ya que entre sus negociadoras están alias “Sandra Ramírez”, exmujer de Manuel Marulanda Vélez, alias “Tirofijo” y fundador de las FARC; alias “Victoria Sandino”; alias “Shirley Méndez” y la célebre guerrillera holandesa Tanja Nijmeijer.

Nijmeijer, también conocida por el alias de “Alexandra Nariño”, ha sido durante este último año una de las portavoces guerrilleras en La Habana y ha concedido numerosas entrevistas tanto a medios colombianos como internacionales.

Las dos mujeres se incorporarán de inmediato al equipo oficial encabezado por el ex vicepresidente Humberto de la Calle ya que este jueves se inicia en La Habana el decimoséptimo ciclo negociador con las FARC, y no es uno más, sino el que inaugura el cuarto punto de la agenda, referente a los cultivos ilícitos.

Las FARC y el Gobierno negocian en La Habana desde hace un año un acuerdo de paz que ponga fin al conflicto armado que azota a este país desde hace más de medio siglo. EFE