Hay celebración económica por el retiro de Larry Summers

Las acciones y los bonos repuntaron a nivel mundial el lunes, conforme los inversionistas interpretaron la noticia de que Lawrence Summers se había retirado de la contienda para convertirse en el próximo presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos como una señal de que las políticas de crédito barato continuarían.

Después de un alza en las bolsas asiáticas y europeas tras conocerse la noticia, las acciones de Estados Unidos dieron un salto incluso mayor cuando abrió el mercado. El Promedio Industrial Dow Jones escaló 118,72 puntos el lunes, o 0,8%, para cerrar en 15.494,78 unidades. El índice S&P 500 ganó 9,61 puntos, o 0,6%, concluyendo la jornada en 1.697,60. Ahora, se encuentra 0,7% por debajo de su máximo de todos los tiempos de 1.709,67. El Índice Compuesto Nasdaq descendió 4,34 puntos, o 0,1%, a 3.717,85.

La retirada de Summers también provocó un alza en los bonos del Tesoro de EE.UU. y los precios del oro, así como un declive del dólar.

Debido a que los inversionistas ven que la economía estadounidense y los mercados financieros dependen mucho de las bajas tasas de interés, la sucesión en la presidencia del banco central ha recibido más atención de la usual. Se espera que el próximo presidente de la Fed supervise la reducción paulatina del programa de compra de bonos de US$85.000 millones al mes, un esfuerzo que no sólo ha mantenido las tasas de interés bajas, sino que también ayudó a impulsar el auge de las acciones a un nuevo récord y provocó violentas oscilaciones en los mercados de divisas.

Si bien el período de Bernanke a cargo de la Fed no expira hasta enero, el futuro de las políticas de estímulo es la principal preocupación de los inversionistas esta semana. Las autoridades del banco central se reunirán a partir de hoy durante dos días y muchos esperan que den el primer paso para empezar a disminuir algunas de las compras de bonos.

Puesto que “el activismo sin precedentes de la Fed” está moviendo los mercados, “el cambio de guardia… naturalmente llamará la atención”, reconoció Adrian Miller, director de mercados globales de GMP Securities.

Si bien la respuesta del mercado el lunes podría calificarse como “exagerada”, agregó Miller, “la fuerte reacción confirma el nivel general de ansiedad del mercado sobre las políticas monetarias de corto y mediano plazo”.

Uno de los factores que alimentó este auge global son las expectativas de que quienquiera que sustituya a Bernanke al frente de la Fed continuará el presente curso de la política monetaria en EE.UU. y que cualquier repliegue de las enérgicas medidas del banco central para estimular la economía será lento y gradual.

“Aporta mayor certidumbre al estímulo en vigor en el sentido de que no va a ser retirado tan rápidamente como uno podría temer”, señala Reed Choate, gerente de portafolio de Neville, Rodie & Shaw, que gestiona US$1.300 millones en activos.

Muchos inversionistas creían que Summers, un ex secretario del Tesoro que había sido uno de los principales asesores económicos del presidente Barack Obama, sería más agresivo a la hora de reducir el programa de compra de bonos de la Fed.

“El mercado necesita y quiere un compromiso de que las políticas que Bernanke empezó seguirán después de que se vaya”, afirma Paul Zemsky, director de inversión en ING Investment Management, que supervisa US$180.000 millones en activos. “Con Summers, uno no estaba seguro de que eso pasaría”.

La salida de Summers deja a Janet Yellen, la actual vicepresidenta de la junta del banco central, como la candidata favorita al puesto, según inversionistas.

“La suposición ahora es que Yellen será la elegida, así que básicamente lo que tendremos es una Bernanke Dos, lo que sería muy útil para los mercados financieros”, dijo Zemsky. “Ahora estás eliminando ese riesgo, entonces consigues este repunte” en los mercados.

 

LBS/La H Grande de la Informacion… Fuente: The Wall Street Journal