Todos serán donantes en Uruguay

El sábado entró en vigencia la ley que establece que toda persona en Uruguay es donante de órganos, a menos que registre su negativa en el Instituto Nacional de Donación de Órganos y Trasplantes (INDT).

“La ley interpreta el silencio como una donación solidaria. La ley nos pone la responsabilidad a nosotros mismos. Si no queremos ser donantes tenemos que expresarlo y registrarlo. Debemos decidir qué queremos hacer”, resumió la directora del INDT, Inés Álvarez, a diario El País. La normativa en el caso de tratarse de menores de edad o de personas incapaces, el consentimiento deberá ser otorgado por su representante legal tras constatarse el fallecimiento.

La iniciativa fue impulsada desde el Parlamento por los senadores Alfredo Solari (Partido Colorado), Mónica Xavier (Frente Amplio) y Sergio Abreu (Partido Nacional).

En Uruguay se legisló sobre la donación de órganos en 1971. “Sentó bases muy sólidas y estrictas con respecto a la donación del cuerpo humano. Dejó bien penalizado que la donación y los productos de la donación no se compran ni se venden y lo puso en la órbita del delito. Marcó el camino en la región”, dijo Álvarez.