Obama: No podemos lidiar con todas las amenazas

El 31 de agosto, Obama dijo que tenía lista una operación para intervenir en Siria, por el uso de armas químicas del régimen de Bachar al Asad, pero que pediría la autorización del Congreso, antes de emprender acciones.

Los estadounidenses han mostrado escepticismo y confusión respecto al plan del presidente Obama para intervenir en Siria, cuestionando si es necesario  hacerlo ahora, con elementos como la propuesta rusa de colocar el arsenal de armas químicas de Siria bajo control internacional.

Este martes tanto Obama como el presidente francés, Francois Hollande, y el primer ministro británico, David Cameron, aceptaron trabajar juntos para explorar cuán serio es el plan ruso, de acuerdo con un funcionario de la Casa Blanca.

En su discurso, Obama insistió en que para cuidar la seguridad de Estados Unidos y desalentar al régimen de Bachar al Asad es necesaria una operación militar que, aunque sea “limitada”, mande un mensaje.

En los últimos dos años lo que empezó como una serie de protestas pacíficas en Siria se ha convertido en un combate civil brutal, con unos 100,000 muertos, y el gobierno sirio violó las “reglas básicas” de la guerra, destacó Obama.

Las imágenes del ataque con gas en Siria fueron “indignantes” y “sabemos que el gobierno (de Bachar al Asad) fue responsable”, añadió.

Obama explicó que la operación que propone no implicaría poner efectivos estadounidenses en terreno sirio, por un tiempo indefinido, pues sería un ataque con un objetivo claro: detener el uso de armas químicas y degradar las capacidades de al Asad.

“Estados Unidos no es el policía del planeta”, y no podemos lidiar con todas las amenazas, pero con esfuerzos modestos podemos evitar que niños sean atacados con gas o armas químicas, mencionó.

Destacó que el régimen de Bachar al Asad no tiene capacidad para amenazar a la fuerza militar de Estados Unidos, pero pidió no descartar ningún riesgo.

Obama dijo el lunes en una entrevista con CNN que el planteamiento ruso es un “desarrollo potencialmente positivo”, pero que podría ser una táctica dilatoria, por lo que Estados Unidos tenía que mantener la presión sobre el régimen sirio.

Una encuesta de CNN/ORC International indicó que solo tres de cada 10 estadounidenses aprueban la forma en que Obama está manejando el tema de Siria, y que solo cuatro de cada 10 aprueba el trabajo del presidente en política exterior.

Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña y otras naciones sospechan que el gobierno sirio, encabezado por Bachar al Asad, ha usado armas químicas durante los dos años que ha durado la guerra civil.