Santos afirma que el tiempo apremia para un acuerdo de paz

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo hoy que el tiempo corre en contra de las negociaciones de paz con la guerrilla de las Farc y que es necesario llegar cuanto antes a un acuerdo que ponga fin al conflicto armado en el país.

Santos también prometió que los militares colombianos tendrán “tranquilidad jurídica” tras la firma de un acuerdo de pacificación.

“El tiempo apremia, la gente quiere la paz pero pide que avancemos con más rapidez”, manifestó este martes el mandatario en la inauguración de un hospital de las Fuerzas Armadas en Bogotá.

El jefe de Estado dijo que el lunes se reunió con el equipo del Gobierno que negocia en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y que su intención es darle más agilidad a las conversaciones, que se iniciaron en noviembre del año pasado.

Los diálogos de paz cuentan con el auspicio de Cuba y Noruega y el “acompañamiento” de Chile y Venezuela.

“Vamos a ver cómo aceleramos estas conversaciones”, dijo el mandatario y aseguró que en su administración están “haciendo todos los esfuerzos para que así sea”.

Cuando se anunció el inicio de las negociaciones con las Farc, Santos dijo que sería un proceso de meses y no de años y se mencionó a noviembre próximo como fecha probable para la conclusión exitosa de las conversaciones para que el proceso no causara interferencia en las elecciones presidenciales de mayo de 2014.

Sin embargo, en los casi diez meses de diálogos en la capital cubana se ha llegado a acuerdos en el primero de los puntos de la agenda, sobre cuestión de tierras y desarrollo rural, y está en marcha la discusión sobre la participación de las Farc en política.

Faltan aún los temas relacionados con el fin del conflicto, que incluye un cese al fuego bilateral y definitivo, la cuestión del narcotráfico y el resarcimiento a las víctimas, además de la definición de la forma como se van a aplicar, verificar y ratificar los pactos firmados.

El decimotercer ciclo de los diálogos en Cuba terminó el pasado 28 de agosto y las conversaciones entraron en receso hasta el próximo 9 de septiembre.

En su intervención, el mandatario se refirió adem

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, dijo hoy que el tiempo corre en contra de las negociaciones de paz con la guerrilla de las Farc y que es necesario llegar cuanto antes a un acuerdo que ponga fin al conflicto armado en el país.

Santos también prometió que los militares colombianos tendrán “tranquilidad jurídica” tras la firma de un acuerdo de pacificación.

“El tiempo apremia, la gente quiere la paz pero pide que avancemos con más rapidez”, manifestó este martes el mandatario en la inauguración de un hospital de las Fuerzas Armadas en Bogotá.

El jefe de Estado dijo que el lunes se reunió con el equipo del Gobierno que negocia en La Habana con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (Farc) y que su intención es darle más agilidad a las conversaciones, que se iniciaron en noviembre del año pasado.

Los diálogos de paz cuentan con el auspicio de Cuba y Noruega y el “acompañamiento” de Chile y Venezuela.

“Vamos a ver cómo aceleramos estas conversaciones”, dijo el mandatario y aseguró que en su administración están “haciendo todos los esfuerzos para que así sea”.

Cuando se anunció el inicio de las negociaciones con las Farc, Santos dijo que sería un proceso de meses y no de años y se mencionó a noviembre próximo como fecha probable para la conclusión exitosa de las conversaciones para que el proceso no causara interferencia en las elecciones presidenciales de mayo de 2014.

Sin embargo, en los casi diez meses de diálogos en la capital cubana se ha llegado a acuerdos en el primero de los puntos de la agenda, sobre cuestión de tierras y desarrollo rural, y está en marcha la discusión sobre la participación de las Farc en política.

Faltan aún los temas relacionados con el fin del conflicto, que incluye un cese al fuego bilateral y definitivo, la cuestión del narcotráfico y el resarcimiento a las víctimas, además de la definición de la forma como se van a aplicar, verificar y ratificar los pactos firmados.

El decimotercer ciclo de los diálogos en Cuba terminó el pasado 28 de agosto y las conversaciones entraron en receso hasta el próximo 9 de septiembre.

En su intervención, el mandatario se refirió además a los temas de negociación con las FARC y aseguró que no se discute el futuro de las Fuerzas Armadas, a las que garantizó que una vez se firme la paz, “podrán sentirse tranquilas en el posconflicto en materia jurídica”.

“Allá (en La Habana) estamos conversando sobre cómo ponerle fin al conflicto, no estamos para nada discutiendo el futuro de nuestras Fuerzas, de nuestro Ejército, de nuestra Fuerza Aérea, de nuestra Armada, de nuestra Policía”, aseguró Santos ante los militares.

El presidente reiteró su instrucción de que las Fuerzas Armadas tienen que mantener “la ofensiva” contra las Farc hasta que se logre un acuerdo con esa guerrilla.

“Hasta que no firmemos los acuerdos en La Habana la ofensiva militar continuará”, dijo el jefe de Estado, según el cual esa “es la forma de llegar a la paz más pronto”, aunque dijo que mucha gente “no entiende o no quiere entender eso”.

Agregó que “la ofensiva militar lo que hace es acortar la duración de este conflicto en lugar de prolongarlo”.

ás a los temas de negociación con las FARC y aseguró que no se discute el futuro de las Fuerzas Armadas, a las que garantizó que una vez se firme la paz, “podrán sentirse tranquilas en el posconflicto en materia jurídica”.

“Allá (en La Habana) estamos conversando sobre cómo ponerle fin al conflicto, no estamos para nada discutiendo el futuro de nuestras Fuerzas, de nuestro Ejército, de nuestra Fuerza Aérea, de nuestra Armada, de nuestra Policía”, aseguró Santos ante los militares.

El presidente reiteró su instrucción de que las Fuerzas Armadas tienen que mantener “la ofensiva” contra las Farc hasta que se logre un acuerdo con esa guerrilla.

“Hasta que no firmemos los acuerdos en La Habana la ofensiva militar continuará”, dijo el jefe de Estado, según el cual esa “es la forma de llegar a la paz más pronto”, aunque dijo que mucha gente “no entiende o no quiere entender eso”.

Agregó que “la ofensiva militar lo que hace es acortar la duración de este conflicto en lugar de prolongarlo”.