Asia en alerta por posibles brotes de peste bubónica

Kazajistán ha intensificado los controles fronterizos con el vecino Kirguistán, y China se ha negado a mandar a sus atletas a ese país de Asia Central tras hacerse público que un adolescente kirguís murió a causa de la peste bubónica.

El país asiático ha emitido una alerta de viaje que insta a sus ciudadanos a no visitar los centros turísticos del lago Issyk-Kul, en Kirguistán, debido a que recientemente se confirmó en el área un caso de peste bubónica, según Rashida Shaikénova, directora de la Asociación de Turismo de Kazajistán, citada por Tengrinews.kz.

Kazajistán ha reforzado también sus controles en las fronteras con Kirguistán. Los temores a que la peste bubónica se propague han llevado a China a cancelar la participación de sus atletas en el evento deportivo Issyk-Kul, que se celebrará del 4 al 12 de septiembre. Mongolia también está considerando esa opción.

El Gobierno kirguís acusa a los medios de comunicación de provocar el pánico alrededor de un caso confirmado de muerte por peste bubónica. El 22 de agosto Temirbek Isakunov, de 15 años de edad, murió a causa de esta enfermedad, que muy probablemente había contraído unas semanas antes al comer carne de marmota en un campamento en las montañas cercanas al lago Issyk-Kul.

El Servicio Federal de Supervisión Veterinaria y Fitosanitaria de Rusia cree que el país debe permanecer en estado de alerta por la situación. “Los ciudadanos rusos aún no tienen que preocuparse. Pero hay que tomar medidas y fortalecer la lucha contra la plaga en las zonas limítrofes con China y Mongolia, que son zonas de riesgo”, advirtió el director del servicio, Alexéi Alexéyenko.

“La probabilidad de propagación es bastante alta. En el pasado esta plaga devastó Europa. Se desarrolla muy rápidamente y curarla es, en el mejor de los casos, difícil”, agregó. Al mismo tiempo, el director del Servicio Médico Sanitario de Rusia, Guennadi Oníshenko, dijo que la peste no representa una amenaza para Rusia.