Gobierno de Colombia dispuesto a comenzar diálogo de paz con guerrilla ELN

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, se declaró dispuesto a iniciar un diálogo de paz con la guerrilla ELN “lo más pronto posible”, en una declaración efectuada la noche de este miércoles. 

Santos celebró la liberación el martes de un canadiense que era rehén del Ejército de Liberación Nacional (ELN), exigencia que había puesto a la guerrilla para un proceso de paz, y dijo que “el gobierno está dispuesto a iniciar los diálogos con el ELN lo más pronto posible”, según un comunicado de su despacho.

“Ojalá que podamos arreglar los procedimientos necesarios, a ver si de una vez por todas ponemos fin a ese conflicto”, añadió el mandatario sin dar detalles sobre cómo se cumpliría el diálogo.

En su declaración, el presidente se refirió a un comunicado del máximo comandante del ELN Nicolás Rodríguez, alias Gabino, quien el martes expresó su deseo de comenzar un proceso de paz, y dijo “me siento listo para dar ese paso también”.

El gobierno colombiano lleva a cabo desde fines de 2012 un proceso de paz con la guerrilla comunista Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), del cual el ELN (Ejército de Liberación Nacional) ha estado marginado hasta ahora.

Antes de emprender esas conversaciones, que se desarrollan en La Habana, las FARC habían renunciado al secuestro de civiles y entregaron a los últimos diez policías y militares que mantenían cautivos.

El ELN liberó el martes al geólogo canadiense Gernot Wober, de 47 años y secuestrado el 18 de enero pasado.

Las FARC, con unos 8.000 combatientes, y el ELN, con otros 2.500, creadas ambas en los años 1960, son las últimas guerrillas que quedan activas en Colombia.

El conflicto armado de Colombia, en el que han participado también otras guerrillas de izquierda, grupos paramilitares de derecha, organizaciones del narcotráfico y agentes del Estado, ha dejado a lo largo de medio siglo unos 600.000 muertos y más de 4,5 millones de desplazados por la violencia.

Los máximos comandantes de las FARC, Timoleón Jiménez, y del ELN, Rodríguez, habían pedido en julio “adelantar conversaciones con toda la insurgencia” para poner fin al conflicto armado.

Además de Rodríguez, el Comando Central (COCE) del ELN está integrado por otros tres guerrilleros, que han reiterado su deseo de entablar conversaciones de paz con el gobierno, para lo que piden la participación de la sociedad civil.

El ELN es fuerte en el departamento de Arauca (este, fronterizo con Venezuela), además de en las regiones de Casanare, Chocó y Norte de Santander, donde en 2012 se concentraron sus acciones bélicas, según un reporte de Nuevo Arco Iris, ONG especializada en el conflicto armado.

Y aunque décadas atrás esta guerrilla se negó a financiarse con el narcotráfico, el informe destaca que en regiones como Cauca y Nariño, en las que también tiene presencia, el ELN “se ha posicionado como cuidador de cultivos de coca e intermediario en el desarrollo de la minería ilegal”.

Esta guerrilla ha realizado en el pasado, pero sin éxito dos intentos de paz: uno a principios de los 1990 con el entonces presidente César Gaviria (1990-94), y otro durante el gobierno del expresidente Alvaro Uribe (2002-2010).