David Cameron: intervención en Siria no sería invasión

Durante su intervención en el Parlamento, el primer ministro británico David Cameron señaló que una intervención militar en Siria no supondría, a diferencia de Irak, “una invasión ni tomar partido”, sino una respuesta al “horrendo” uso de armas químicas.

Más temprano, el gobierno británico presentó un documento para argumentar un pretendido carácter “humanitario” de una eventual acción bélica en dicho país. La operación, afirma el texto, sería contra objetivos específicos y para evitar nuevos ataques químicos.

El “premier” conservador afirmó que la moción que hoy presentó busca obtener el “mayor consenso posible”, tanto en la Cámara como entre los ciudadanos británicos. Ello, pese a que la oposición laborista ha indicado que prefiere esperar el dictamen de los inspectores de la ONU desplegados en Siria, para contar con pruebas contundentes sobre una responsabilidad del presidente Bashar al Assad en el ataque químico del pasado 21 de agosto en las afueras de Damasco.

Además, una encuesta divulgada la víspera indica que más del 70 por ciento de los británicos se pronuncia en contra de una intervención militar.

“Hemos aprendido lecciones de conflictos anteriores, especialmente sobre la profunda preocupación que se produjo en este país a raíz de aquello que fue mal en 2003 en Irak”, subrayó Cameron hoy.

En opinión del jefe del Gobierno británico, la diferencia entre la intervención en Irak y una eventual acción militar contra el régimen sirio reside en que “ahora no hay duda de que se han utilizado armas químicas”.

Cameron también destacó que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, “cree profundamente que se ha cruzado una importante línea roja y, en este caso, apoya la acción”. Lo mismo afirmó sobre la Liga Árabe,que en 2003 se oponía a las medidas militares y que ahora ha pedido al Consejo de Seguridad de la ONU que supere las diferencias entre sus miembros y apruebe medidas “disuasorias y necesarias” contra el régimen de Bashar al Asad.

Envío de aviones

El Ministerio de Defensa británico informó el envío de seis aviones de combate a su base de Akrotiri, en Chipre, en una medida para proteger los intereses británicos ante las crecientes tensiones en Siria.

“Es puramente una medida de prudencia y de precaución para garantizar la protección de los intereses del Reino Unido y la defensa de nuestras zonas de soberanía en un momento de gran tensión en toda la región”, indicó.

Según el ministerio, los aviones Typhoon no participarían en ninguna operación militar directa contra dicho país.

Unas horas antes la revista francesa Le Point informó que Francia ha desplazado a las costas de Siria su más moderna y sigilosa fragata de defensa antiaérea Chevalier Paul que podría tomar parte en posibles operaciones contra Siria bajo el mando de la coalición internacional.

Al Asad reitera que se defenderán

“Las amenazas de agresión directa contra Siria sólo aumentarán nuestro compromiso con nuestros principios profundamente arraigados y la voluntad independiente de nuestro pueblo. Siria se defenderá frente a cualquier agresión”, reiteró el mandatario sirio ante una delegación de políticos yemeníes.