Siria: Investigación de ONU llega demasiado tarde

Inspectores de Naciones Unidas investigan los sitios de los supuestos ataques con armas químicas, mientras el gobierno de Estados Unidos piensa que ya “hay pocas dudas” de que se hayan llevado a cabo.

Los inspectores de la ONU investigan literalmente bajo fuego los sitios donde supuestamente se realizaron ataques con armas químicas pese que para Estados Unidos la investigación llega demasiado tarde, cuando “hay pocas dudas” de que los ataques se hayan llevado a cabo.

En un comunicado, el vocero del secretario general Ban Ki-Moon dijo que el régimen de Bashar Asad prometió la “cooperación necesaria” para llevar a cabo la investigación.

No obstante, el equipo de la ONU se vio atacado por el fuego de francotiradores durante su camino al sitio de los ataques.

Un funcionario del gobierno del presidente Barack Obama desestimó las concesiones asegurando que “a estas alturas… otorgar permiso al equipo de la ONU es demasiado tarde para ser creíble, debido a que la evidencia disponible ha sido corrompida significativamente como resultado de los persistentes bombardeos y otras acciones intencionales en los pasados cinco días”.

La principal alianza opositora, la Coalición Nacional Siria denunció que al menos 1.300 personas murieron en un ataque con armas químicas en la zona de Guta Oriental y otras áreas en los alrededores de la capital siria mientras la organización Médicos sin Fronteras (MSF) informó que más de 3.600 personas fueron atendidas en hospitales sirios con síntomas de haber sido víctimas de gases tóxicos.

El gobierno estadounidense todavía analiza la situación “para tomar una decisión informada” sobre la respuesta al ataque, pero mientras tanto ha desplegado otro destructor en el Mediterráneo Oriental, elevando a cuatro los buques de guerra capaces de disparar misiles de crucero contra objetivos terrestres.

Los senadores John McCain y Lindsey Graham emitieron un comunicado conjunto pidiendo “acciones militares limitadas en Siria que puedan cambiar el balance de poder en el terreno y crear condiciones para un fin negociado al conflicto y poder terminar con el régimen de Assad”.

Gran Bretaña y Francia también apoyan acciones militares. El secretario de Relaciones Exteriores del Reino Unido, William Hague, dijo que “El Reino Unido, EEUU y muchos otros países como Francia tenemos claro que no podemos permitir la idea de que en el siglo XXI los armamentos químicos puedan utilizarse con impunidad”.

Hague también dijo que sería posible responder al ataque de armas químicas en Siria sin contar con el respaldo unánime del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Rusia y China probablemente se opondrían a una respuesta militar.