China estabiliza su economía tras largo declive

El gobierno de China trató de tranquilizar el lunes a las empresas y al público sobre el estado de su economía, afirmando que el crecimiento se ha estabilizado después de un prolongado declive y que debería llegar a una tasa anual del 7,5%.

El anuncio del portavoz Sheng Laiyun de la agencia de estadísticas del ejecutivo forma parte del esfuerzo oficial para despejar la preocupación sobre la peor recesión del país desde la crisis mundial del 2008.

“Existen crecientes señales de estabilización y también de un mayor crecimiento”, indicó Sheng en una conferencia de prensa. “Nos sentimos confiados de que podremos lograr nuestro objetivo de crecimiento anual”, agregó.

Sheng no dio detalles actualizados pero citó cifras divulgadas previamente que mostraban que la producción industrial y otras partes de la economía mejoraron en julio.

El crecimiento económico bajó al 7,5% en el trimestre que concluyó en junio después de un continuo descenso de 10 trimestres consecutivos. El funcionario indicó que fue la desaceleración más prolongada desde que las reformas de mercado comenzaron en China hace tres décadas.

Analistas del Fondo Monetario Internacional y del sector privado redujeron su pronóstico de crecimiento este año para China, aunque quedaron en un nivel saludable cerca del 8%. Algunos analistas indican que el crecimiento podría decrecer por debajo del 7% en los próximos trimestres.

La desaceleración se debió en gran medida a los esfuerzos del gobierno para reducir la dependencia del comercio y las inversiones que impulsaron el auge de la década pasada y generar un mayor crecimiento auto sostenido en base al consumo nacional.

Sin embargo, el descenso fue mayor al previsto debido a una inesperada debilidad en la demanda mundial de los productos chinos. Eso provocó preocupación de un alza del desempleo que podría provocar tensiones políticas, pero el gobierno dijo que la economía seguía generando nuevos empleos.

Sheng también minimizó la preocupación sobre la deuda que tienen los gobiernos locales que solicitaron préstamos con frecuencia durante la década pasada, en parte para pagar los proyectos de construcción bajo el programa de estímulo de Beijing en respuesta a la crisis del 2008.

Una auditoría del año pasado determinó que la deuda de los gobiernos locales asciende a los 10,7 billones de yuanes (1, 6 billones de dólares), equivalente a un trimestre de la producción económica anual de China.

Sheng dijo que algunos gobiernos locales han pagado sus deudas mientras que otros tienen programas de pago para poder administrarlas.

“Vigilamos la situación con mucho cuidado y actualmente el problema está bajo control”, señaló.