Jerry Robalino: ¿Este Clásico del Astillero tiene un favorito?

Soy de los que se resiste a aceptar la frase cliché “los clásicos no tienen favoritos”, creo que eso es una mentira repetida mil veces. No siempre es así. No es ley. Es más, casi nunca es así, siempre llega un equipo mejor que el otro.
Pero para el duelo de este domingo la diferencia entre Barcelona y Emelec es muy estrecha aunque no lo muestre la tabla de posiciones que ubica al ídolo varios puestos por debajo de los millonarios.
De fútbol a fútbol ambos tiene muchas virtudes, son ofensivamente muy fuertes, con muchas variantes en ataque, cuentan con una idea colectiva que hace daño a sus rivales, quizás los amarillos con una ventaja importante: Díaz, que para este tipo de partidos se agranda sin importar que estuvo apagado partidos anteriores. El bombillo no cuenta con alguien así.
En lo que va del año ambas escuadras han mostrado deficiencias defensivas. Esos defectos le han pasado factura más a los de Almada quienes han perdido partidos por errores que no se vieron en  el 2016. En los de Arias esos desperfectos no se reflejan en la tabla, es más desde que cambió  a línea de tres casi no le han hecho goles, pero aún así no luce tan sólido como le gustaría a sus hinchas. Cuestión de gustos. Pero a los de azul solo le han hecho cuatro tantos, me quedo con eso.
Por otra parte, hemos visto como la experiencia suele inclinar la balanza en este tipo de partidos. Y si hacemos una simple medición de que equipo cuenta con jugadores con más actividad en Clásicos del Astillero, sin duda el ídolo saca ventaja puesto que su plantilla prácticamente no ha variado, ellos ya han disfrutado de las miles del triunfo y la amargura de la derrota, como sea eso es vivencia.
El que Emelec tenga buenos resultados nos ha hecho olvidar que es un equipo en formación, muchos jugadores recién llegaron esta temporada, es por ello que para varios será su primer clásico. Pero eso no es necesariamente malo, si Arias los trabaja mentalmente puede sacar ventaja de esta condición, presentarle esta como una oportunidad para hacer historia.
Ambos llegan de ganar en el campeonato local, aunque el efecto que produjo esos tres puntos quedará de lado para el domingo, debido a que ambos tienen entre semana duelos por Copa Libertadores, y eso implica en si otra carga emocional y física que puede ser más difícil para los azules que tendrán solo tres días de recuperación, los canarios descansarán cinco.
En resumen, y luego de analizar muchos aspectos prácticamente con microscopio me atrevo a decir que el favoritismo es ligeramente para Barcelona, pero sin amplia ventaja. Es decir, como está de moda, casi-casi empate técnico. Lo que hace de este partido realmente apasionante e impredecible.