José X. Orellana Giler: Mediocre resultado del Acuerdo de OPEP: Un riesgo para nuestra economía

Hemos meditado en base a nuestra experiencia en el exterior (McKinsey and Company, CLSA) sobre el panorama petrolero con respecto del acuerdo alcanzado entre los países miembros de la OPEP y aquellos países no miembros de la OPEP de implementar un recorte en la producción de 1,75 millones de barriles diarios (bbdd).

La industria petrolera en Ecuador involucra directa e indirectamente a más de 300,000 familias (circa 800,000 personas) y en este momento se encuentra en un estado de recesión y sus consecuencias como atrasos en el pago a proveedores, etc.

Cumplimiento con el Acuerdo
El acuerdo de OPEP se está cumpliendo en un 93% por parte de los miembros, hito histórico para este tipo de acuerdo.  Sin embargo, vale acotar que Arabia Saudí y Qatar han implementado más de 100% del corte que les corresponde (asumiendo menores ingresos); mientras otros paises como Irak, Emiratos Árabes, Gabón, y Venezuela se encuentran por debajo del 60% del cumplimiento.  Los paises no miembros de OPEP que acordaron reducir su producción incluyendo Rusia y México se encuentran en 48% del cumplimiento (articulo de Diario Expreso)

Ministros de paises miembros de OPEP han manifestado recientemente que el recorte de la producción deberá mantenerse más allá del mes de mayo.   Sin embargo, Arabia Saudí siente que quizás no sea en su interés el extender el acuerdo.  La cesación posterior a mayo del Acuerdo de OPEP podría tirar el precio (NDR: del WTI) a $40 por barril según el Gerente General de Pioneer Natural Resources.  A ese precio del WTI, la canasta de petróleo de Ecuador estaría entre $29-32 lo cual sería por debajo del punto de equilibrio circa $39 para pagar las importaciones de petróleo y derivados.

El Acuerdo de OPEP implica para el Ecuador recortar en 26 mil bbdd la producción de Libertador, Oso/Yuralpa, Sacha, Apaika, y Pañacocha.   Se especula que en caso de una extensión del acuerdo pasado mayo “se solicitaría a la OPEP que se excluya al ITT del mismo – dado el alto nivel de inversión que este implica.”

En caso de que no se extienda el acuerdo se debe considerar también que Irak, Iran, Libia, Nigeria, y la misma Venezuela tienen capacidad adicional de producción.    Actualmente, Libia, Nigeria e Iran al estar excluidos del Acuerdo han incrementado su producción unos 300 mil bbdd.  De los paises no miembros de OPEP, Brasil y Canadá planean incrementar su producción este 2017 en más de 500 mil bbdd.

Resultado: B-

Menor demanda
La expectativa de OPEP es que el exceso de inventario tanto en crudo como en derivados en el mundo entero se mantendría sin cambio hasta al menos el tercer trimestre del 2017.  Otros analistas petroleros piensan que esto pasaría en el 2018.  El inventario es claramente una muestra del exceso de oferta petrolera.

La Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) (Energy Information Administration) indicó que los inventarios de crudo en EE.UU. crecieron casi 30 millones de barriles en Febrero, llegando el inventario en EE.UU. a 528 millones de barriles.

Además, las existencias de gasolina y otros derivados se encuentran tan altas en EE.UU. que éste está exportando a Canadá, México, Brasil y Egipto en cifras que superan 1 millón de bbdd.  Para más INRI, la demanda de gasolina en EE.UU. ha caído en 6% desde principios del año.

En los mercados emergentes, un reciente calculo de Reuters basado en cifras oficiales indica que el crecimiento de la demanda de petróleo por parte de China bajo de 3,8% en el 2014 a 2,5% en el 2016 debido a una disminución en el consumo de gasolina y diesel (del 2008 a 2016 el crecimiento de la demanda en EE.UU. fue cero).  Para el 2017, China ha reducido su expectativa de crecimiento al 6,5% del 6,7% incluyendo una reducción en la producción de acero y carbón.  La demanda de derivados en India también ha caído.

El economista en jefe de British Petroleum Spencer Dale considera que el crecimiento de la demanda de petróleo seria en alrededor de 1 mm de bbdd en el corto plazo.  Bastante similar al crecimiento esperado de los campos de esquisto para el 2017-2018.

Resultado: B-

El “Fracking”

El alza del precio ha levantado los espíritus animales en EE.UU. y especialmente en el sector petrolero.

Nuevas proyecciones de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA) (Energy Information Administration) indican que para el final del 2018 se esperaría un incremento en la producción en EE.UU. a unos 10 millones de bbdd o un incremento de más de 1.2 millones de bbdd desde Octubre pasado.  Solo para el 2017, Goldman Sachs considera factible un incremento de 850 mil bbdd en la producción de EE.UU. – desde septiembre del 2016, la producción de los campos de esquisto se incrementa cada mes en 125,000 bbdd.

Petroleras que trabajan en los campos de esquisto anuncian incrementos de 40-70% en su inversión dado que el punto de equilibrio de estos campos está entre $29 a 39 basado en un estudio de la consultora Rystad Energy.

Adicionalmente, la presencia y arribo por la vía de los oleoductos recientemente aprobados por el Presidente Trump de casi un millón de bbdd de petróleo canadiense de bajo-medio API (una medida de densidad que, en comparación con el agua a temperaturas iguales, precisa cuán pesado o liviano es el petróleo) para las refinerías de EE.UU. en el Golfo de México crea una mayor competencia para el petróleo venezolano y por ende para el nuestro que es similar en API.

Resultado: C-

Costo de reemplazo
En el mediano plazo, la falta de inversión en nuevos campos hará que la oferta sea menor que la demanda y los mediano-altos precios regresarían.

Con el descenso en la inversión destinada a la exploración y explotación de los últimos años es de esperar un repunte en el precio para el 2020 que podría llevar al precio del WTI (West Texas Intermediate) por encima de $65.

Resultado: A-

 

¿Cómo nos afecta?

Ecuador planea incrementar producción el segundo semestre del 2017 con Tiputini acercándose a 40 mil bbdd y con la entrada en producción de Tambococha en Junio.  A esto habría que agregar los planes de inversión para Auca y ENAP Sipec.

El consenso de pronósticos asumiendo que el Acuerdo de OPEP se mantiene todo el 2017 indica que el crudo WTI (nuestro índice de referencia) se movería en un rango de $45 a $60 con un promedio estimado de $55 y debido al castigo por la viscosidad de nuestro petróleo (menor API) a su vez nos daría un precio promedio para el barril ecuatoriano el 2017 de entre $45-47, lo cual equivale a aproximadamente $5-15 por encima del precio en el cual se hubiese ubicado nuestro crudo si no existiese el “Acuerdo de la OPEP”.

A Marzo 10 del 2017 la canasta de petróleo ecuatoriano se encontraría cercana a $40 dada la reciente caida del precio del WTI y el castigo que recibe el crudo nacional.  De no darse una extensión del Acuerdo OPEP en mayo podría caer otros $10 en caso de darse probablemente se recuperaría a niveles de $45.

Un incremento en el precio promedio anual de $10 en el barril de la canasta de crudo Ecuador, significa un incremento de $720-780 millones de ingresos para el presupuesto del Estado, neto del incremento en el costo de importación de combustibles.  Es importante anotar que en la cifra antes mencionada no se considera el efecto de la reducción en la producción de 26 mil bbdd.

Resultado hasta la fecha: B-

El sector petrolero es demasiado importante para la economía ecuatoriana para que no sea parte del debate presidencial.

Preguntas a: jorellana@plan-a-consulting.com