Leslie Rodríguez: OPEP vs Fracking. ¿Quién ganará?

El año 2016 cierra en un contexto internacional de precios bajos de las materias primas. Una vez más el imprevisible mercado de los hidrocarburos vuelve a estar en el panorama actual debido a la estrategia de la industria del fracking en aumentar los niveles de producción y ocupar el espacio que deja la OPEP tras su acuerdo para reducir el bombeo del crudo. El posible impacto de estas medidas se verá reflejadas en el precio del petróleo.

Comportamiento del precio del petróleo

Existe dos periodos muy marcados en los últimos 30 años con respecto a la cotización de los precios WTI: la primera, desde 1986 hasta el año 1999 donde se cotizó en promedio a $ 19.07 el barril de petróleo; y, la segunda desde el año 2000 hasta el 2014, cuya cotización estuvo por encima de los $65 por barril debido al crecimiento de la demanda en las economías emergentes como China,  India y América Latina, las tensiones geopolíticas en Medio Oriente, la depreciación del dólar frente al euro y los factores especulativos en la bolsa de valores.

Sin embargo, el comportamiento del precio del petróleo desde el 2014 dio un giro radical cuando a mediados del año, el barril se cotizaba por encima de US$110 dólares. Desde entonces, el precio ha caído por debajo de la mitad.

La historia del hundimiento del precio del petróleo es producto de la sobreoferta generada por una guerra entre la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) quienes decidieron no recortar su producción buscando defender su cuota de mercado gracias a que su petróleo, especialmente en Oriente Medio, es mucho más barato de extraer (alrededor de $15 dólares por barril); y, los nuevos productores, fundamentalmente EEUU a través del fracking (técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo).

Perspectiva para el 2017

El panorama del precio del petróleo para el año 2017 se encuentra limitado a las decisiones que adopten los miembros de la OPEP y a la respuesta que tenga la industria del fracking en USA. La OPEP, que había controlado a su antojo la oferta hasta entonces, desde el año pasado acordó la reducción de los niveles de producción junto con Rusia permitiendo que el precio del petróleo WTI se estabilice en $50 aproximadamente.

No hay que olvidar que Estados Unidos es quien está aprovechando la subida de precios con el fin de  aumentar su producción, abriendo cada vez más pozos petroleros que han pasado a ser rentables, gracias a los bajos costes del fracking: desde mínimos del año pasado ya se han abierto 275 pozos, hasta los 683 que hay ahora operativos. Asimismo, los inventarios de petróleo en USA acumulan 518,1 millones de barriles, un nivel que nunca antes habían alcanzado desde el año 1982.

De acuerdo al primer análisis sobre el cumplimiento del recorte por parte del cártel, éste ha logrado un nivel de cumplimiento del 90% de las cuotas asumidas a final de año con Arabia Saudí a la cabeza reduciendo el bombeo por encima de la cantidad prometida. Sobre los países que no forman parte de la OPEP pero que han suscrito el recorte de producción, destaca la reducción de 300.000 barriles diarios de Rusia. También se espera que países como Brasil y Canadá aporten a la oferta mundial 415.000 barriles diarios más en 2017 con proyectos de largo plazo que se van a materializar en este año. El crecimiento de la producción de los países que no forman parte de la OPEP será de 380.000 barriles día, teniendo en cuenta los aumentos de Libia y Nigeria, que quedaron fuera del pacto.

Sobre los precios para este 2017, se cree que habrá una estabilización de los precios, en un nivel que le interese a Arabia Saudita y que no suponga una ventaja para los productores de alto coste de producción –fracking-. El rango de movimiento del precio WTI entre los meses de enero y febrero ha sido de unos 5 dólares, lo que lo ha situado entre los 50 y los 55 dólares permitiendo cierta tranquilidad a un mercado volátil.

El techo del crudo podría estar en los 65 dólares por barril, mientras que el piso en alrededor de los 30. Dentro de este rango se moverán los precios, dependiendo de los datos sobre producción de los países no OPEP -sobre todo EEUU y Canadá- y de las decisiones de la OPEP, tanto de restricciones como de levantamiento de las mismas.

En conclusión, si bien el precio del petróleo puede llegar a superar los 60 dólares, siempre que se cumpla el acuerdo pactado de recorte, el aumento de la producción por parte del fracking llevará a los precios hasta los 55 dólares manteniéndolos estables en esos valores. Todo dependerá sobre la decisión que tome los productores de la OPEP a mediados de este año.

  • John Villalva Ramos

    Excelente articulo!

    Sin duda los bajos costos del fracking aumentara la produccion en Estados Unidos y sera interesante estar al tanto de las decisiones que se tomen por parte de la OPEP.