Daniel Aguilera: “El mejor momento es ahora”

En el fútbol como en la vida misma siempre se habla de subidas y bajadas, de rachas a veces hay rachas positivas otras veces son negativas, para Ecuador la racha ha sido 9.99 % efectiva en varios aspectos, en primer lugar nuestro país ya exige selecciones mundialistas, hasta hace muchos años atrás la carta de presentación de nuestros deporte era el fracaso, en la actualidad ese fracaso se transformó en exigencia.

En medio de la pobreza de nuestros clubes y dirigentes nuestra selección juvenil Sub20 se clasificó a un nuevo mundial en esa categoría, sin duda alguna tremendo mérito, pero hey heyyy…. cuidadito algunos directivos se vayan a querer vanagloriarse de este logro, solo les recuerdo que ellos votaron para que ya no exista la obligación de poner un juvenil en sus alineaciones …lo que no logro entender cómo se puede ir en contra de sus propios intereses!

Lo segundo, hemos avanzado tecnología, obviamente aplicada al futbol, los medios, los estadios y los usuarios ahora demandan calidad, eficacia y rapidez, los periodistas y comunicadores también estamos obligados a esa calidad y eficacia en todos nuestros contenidos, pero hay un tercer punto al que yo veo totalmente favorable al fútbol.

Creo que no es extraño para nadie que cuando enciendes el televisor y esperas cómodamente ver el fútbol ecuatoriano te encuentras con una serie o programa de farándula en el horario en el que juega tu equipo, pues sí … ahora el fútbol es pague por ver … sin duda alguna los favorecidos serán los clubes quienes podrán cobrar todo el dinero ofrecido por La grandes operadoras de cable, pero hay un pequeño detalle, la gente no quiere ir al estadio, los aficionados ven mucho más cómodo pagar 15 dólares al mes verlo en HD y tener seguro a sus familiares.

Cuando al inicio de este artículo dije que la racha de nuestro fútbol está del 99.9 % quedaba algo por resolver y ese algo es la cultura deportiva a la que estamos todos obligados a seguir y a construir, solo así podremos tener estadios llenos, clubes con dineros en sus arcas y buen periodismo, probablemente parezca muy sencillo pero no lo es, queda por fortalecer la seguridad en los escenarios deportivos y el respeto por la divisa contraria, el respeto por el fútbol…