Masiva participación en el plebiscito contra la Constituyente de Maduro

Los votantes, muchos vestidos de blanco o con prendas con los colores de la bandera nacional, acuden desde muy temprano a las mesas instaladas por la coalición Mesa de la Unidad Democrática (MUD) en todo el país.

“Libertad”, gritan algunos en los centros de votación. “Estoy manifestando mi descontento hacia el gobierno. No conseguimos las medicinas, cada vez alcanza para menos comida en la casa. Y ellos solo quieren seguir en el poder, votamos para sacarlos”, declaró Tibisay Méndez, de 49 años, en una mesa de votación en el sureste de Caracas.

Venezuela vive una fuerte convulsión con protestas que dejan 95 muertos desde el 1 de abril, y una de las peores crisis económicas de su historia, que asfixia a la población con una severa escasez e inflación de tres dígitos.

Sin el aval del poder electoral, acusado de servir al gobierno, la consulta popular no es vinculante, pero la oposición confía en hacer palpable el rechazo a la Constituyente, del 70% según Datanálisis, para obligar al gobierno a dar marcha atrás.

Paro Nicolás Maduro, la Constituyente es el “único camino” hacia la paz y la recuperación económica, por lo que sostiene que nada impedirá la elección, el 30 de julio, de los 545 asambleístas, para lo cual el CNE realiza este domingo un simulacro de votación.