Elecciones en Ecuador: ¿el fin de la Revolución Ciudadana?

Lenin Moreno encabeza la intención del voto de los más de 12,8 millones de ecuatorianos convocados a las urnas. El  porcentaje (entre 32,3 y 28,5 según la encuestadora) no bastaría al candidato oficialista y heredero de la década de la “Revolución Ciudadana” del saliente presidente Rafael Correa para ganar en primera vuelta. El balotaje está previsto para abril.

Han sido los escándalos de corrupción –la petrolera estatal Petroecuador y la constructora brasileña Odebrecht- los que le han costado una constante caída de popularidad, opinan diversos analistas, desde politólogos hasta encuestadoras.

Sin embargo, según dijo a DW Santiago Basabe, analista de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), “en Ecuador el tema de la corrupción y la transparencia, del respeto a los bienes públicos, no es un tema prioritario de la ciudadanía. No obstante, el hecho de estar en un proceso electoral con todo el ambiente que eso significa y el hecho de que las denuncias han sido recurrentes, de distintas fuentes, por distintos temas y contra distintos actores del gobierno, ha tenido un efecto importante. Es difícil  valorar exactamente el impacto de las denuncias sobre la campaña y sobre la candidatura de Moreno en particular, pero sí creo que le ha costado un par de puntos, algo que podría llegar a ser decisivo el día domingo”.

¿Gran ventaja?

Ecuador Präsidentschaftskandidaten Präsident Correa (Getty Images/AFP/J. Jordan)Rafael Correa no se presenta esta vez.

Aunque los analistas hablan de un electorado cautivo de Lenin Moreno, la necesidad de cambio es inmensa. Estos diez años han significado una hasta entonces desconocida estabilidad política en el país andino, avances institucionales y logros sociales. Pero también una omnipresencia del movimiento del economista guayaquileño que asumió las riendas del país en plena quiebra económica y social. De hartazgo entre la ciudadanía hablan analistas como Basabe. No obstante, al sucesor de Rafael Correa, ninguno de sus otros contrincantes le pisa los talones en las encuestas.

El conservador-liberal Guillermo Lasso (entre 21,5 y 18,3), la socialcristiana  Cynthia Viteri (20,2-14) y el socialdemócrata Paco Moncayo (7,7-11,5) le siguen. No obstante existe todavía, a pocas horas de cerrarse la campaña, un 35% de indecisos.

¿Qué harían de llegar?

Aunque Guillermo Lasso tiene a su haber cinco años de oposición y campaña constante contra el gobierno de Rafael Correa, en cuanto a temas y a propuestas no se diferencia mucho de la asambleísta opositora Cynthia Viteri. Ofrecen menos impuestos, más respeto a las libertades individuales.

“Respecto a políticas específicas es muy fácil pronosticar qué harían: en el campo de las relaciones internacionales seguramente habría un acercamiento más abierto a Estados Unidos, se fomentaría más el acuerdo con la UE. Va a haber un distanciamiento abierto con el Alba, un reposicionamiento de Ecuador en Unasur y en el concierto de la ONU, ahora muy cercano a Irán y a posiciones tradicionalmente no asumidas por el país”, afirma Basabe, que prevé un viraje importante, de llegar alguno de estos candidatos a ganar en una posible segunda vuelta.

Ecuador Präsidentschaftskandidaten Paco Moncayo (picture-alliance/NurPhoto/F. Jacome)Paco Moncayo.

Por otro lado, si bien el socialdemócrata Paco Moncayo –ex militar condecorado y ex alcalde de la ciudad de Quito-se ubicaría (según vitrinaelectoral.com) más hacia el centro y podría disputar los votos de los desencantados de la “Revolución Ciudadana” pero que no votarían por la derecha, su campaña ha sido más bien parca y tibia. Por un lado, “la gente esperaba una posición más fuerte de oposición al gobierno; por otro, desafortunadamente corrió con la Izquierda Democrática, un partido que se está reorganizando y que ni en sus buenos tiempos de los años 80 tuvo apoyo electoral en las provincias costeras de Guayas y Manabí”, afirma Basabe. Éstas, por su caudal electoral, “ponen presidentes”.

Así las cosas, muy probablemente del domingo 19 de febrero salgan dos presidenciables para la vuelta de abril. De no pasar nada que inclinase la balanza claramente por alguno de los tres, los votos de los indecisos se repartirían más o menos por igual. No obstante, dada la diferencia entre los cálculos de las encuestadoras, bien podría ser Cynthia Viteri –una asambleísta, que según un reciente estudio de la opositora Fundación Andina para la Observación y Estudios de Medios (Fundamedios) ha sido agraviada en los últimos tres años por su condición de mujer una docena de veces en los enlaces ciudadanos televisados del presidente- la que compita con Lenin Moreno.

Por otro lado, si los indecisos se decantasen por el voto nulo o blanco (que no se suman a los resultados de ningún candidato), esto favorecería al candidato de la “Revolución Ciudadana”. Aunque su carismático líder, Rafael Correa, anuncia que se retira de la política, el haber allanado el camino a la reelección indefinida (después de un mandato) es para observadores una garantía de que “Revolución ciudadana” queda para rato.