Laurito le quita el caramelo de la boca a morlacos y emelecistas

Federico Laurito impidió el triunfo del Deportivo Cuenca a pocos minutos del final del partido. El gol del minuto 88 no solo fue un balde de agua fría para los “morlacos”, también para los de Emelec que vieron el partido sabiendo que un triunfo de los cuencanos les serviría para retornar al liderato; pero el goleador argentino aseguró que su equipo se mantenga con el empate 2-2, como mínimo, compartiendo la punta de la Serie A.

El partido que abrió la “fecha espejo” tuvo de todo, o casi todo: goles y autogoles, remontadas en el marcador y suspenso hasta el final del encuentro. Para los locales todo empezó cuesta arriba desde el minuto 20 cuando Elvis Patta anotó para los católicos. Desazón en lo locales y en los emelecistas.

La sonrisa volvió gracias a Andrés Mendoza, quien desvió un tiro libre ejecutado por José Granda cuando se jugaba el minuto 49, fue el tanto del empate. Ante la igualdad en el marcador ambos equipos buscaron tomar ventaja en el “score”: se volcaron al ataque, descuidaron sus defensas y el partido dejó la pasividad inicial para convertirse en emocionante.

Mientras avanzaba el reloj, en Cuenca todos de pie por el nerviosismo, en la tienda de Emelec algo parecido. Pero para ambas hinchadas todo fue felicidad total gracias al argentino Andrés Ríos que hizo un verdadero golazo- desde ya anótelo como candidato para el tanto de la semana-. El marcador reflejaba: Deportivo Cuenca 2-1 Universidad Católica.

Cuando parecía que el marcador se sellaba con victoria para el equipo local apareció Federico Laurito y todo cambió. El argentino hizo su gol 22 del campeonato (está a dos unidades de igualar a Federico Nieto) luego de embocar el pase de Diego Benítez.

Con el empate, Deportivo Cuenca se estanca en la mitad de la tabla, mientras que el equipo de Célico asegura una semana más estar en la parte alta del Campeonato y con ello la ilusión de jugar una final, pero en el fútbol lo que es alegría para uno es tristeza para otro, en Emelec el empate no es visto con bueno ojos, aunque saben que pudo ser peor si Universidad Católica se llevaba los tres puntos de Cuenca. Ahora los azules juegan con la “presión del resultado” deben sumar el domingo en Quito ante El Nacional para no alejarse de los “católicos”.