Jamaica arriesga no participar de los JJ.OO.

Agencia Mundial Antidopaje insta a los caribeños a aclarar dudas que genera su programa contra el doping. De no hacerlo, adelantan duras sanciones.

En la previa del Mundial de Moscú, en todas las entrevistas que concedió Usain Bolt debió tratar el tema del dopaje en Jamaica, luego de los positivos de Asafa Powell, Veronica Campbell-Brown y Sherone Simpson, que los dejaron fuera de la cita en Rusia.

“Pueden congelar mi sangre 50 años”, dijo el “Rayo” en una de ellas.

Era una ironía, pero quería dejar en claro que estaba limpio de sofisticadas drogas que la tecnología actual no puede comprobar, a diferencia de lo que sucedió con la EPO en el Tour de Francia 1998, que recién hace unos meses se supo que estaba presente en las muestras de todo el podio, encabezado por el italiano Marco Pantani.

El atletismo jamaiquino, y los éxitos consecutivos de sus velocistas en el último lustro, está bajo la sombra de la duda y esta semana, Renee Anne Shirley, ex directora ejecutiva de la Comisión Antidopaje de la nación caribeña, echó más leña al fuego.

En una columna publicada en la revista estadounidense Sports Illustrated escribió que “el programa actual, aunque ha mejorado, es una burla para la imagen de Jamaica y aviva las sospechas en vez de despejarlas”.

Entre las varias críticas que hizo, destaca la escasez de análisis fuera de competencia en la previa de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, vitales para saber si durante su preparación los deportistas utilizaron métodos prohibidos, especialmente anabolizantes para ganar masa muscular y EPO, para mejorar su oxigenación.

Según los datos que aportó, sólo se realizó un control en los cinco meses anteriores al evento.

Además, dijo que no había funcionarios para hacer seguimientos a los atletas.

Las revelaciones desataron la inmediata intervención de la  Agencia Mundial Antidopaje (Wada, por sus siglas en inglés), que a través de su director general, David Howman, advirtió que Jamaica corre el riesgo de ser expulsada de la próxima cita de los anillos, en Río 2016, si no aclara la situación.

El dirigente le explicó a The Telegraph lo siguiente: “Ante cualquier queja o preocupación, contactamos a los involucrados para solucionarlo. Si no ocurre nada, podemos pedir a nuestro directorio que decida si los equipos afectados serán admitidos en diversos eventos. De ahí presentamos el incumplimiento a quien corresponda. Ese sería el COI y la IAAF”.

De todas formas, agregó que  “espera que la Agencia  Antidopaje Jamaicana y el gobierno solucione estos temas con  toda urgencia y de manera apropiada, y espera con impaciencia obtener respuestas  en este sentido”.

Por ahora, en Jamaica nadie dice nada. Al mismo periódico británico, la Comisión Antidopaje del país le contestó que su vocero estaba de vacaciones y que no podían entregar una versión oficial. Tampoco lo hicieron en el Ministerio de Deportes. Un silencio que le da más espacio a las especulaciones.