La única final Boca-River: el gol fantasma y el triunfo Xeneize

Fue por la definición del Nacional 1976. Cancha de Racing, escenario neutral. Boca se coronó campeón tras derrotar 1 a 0 a River con un golazo de tiro libre de Rubén Suñé que tomó por sorpresa a Ubaldo Matildo Fillol.

“El gol fantasma” lo bautizaron. ¿Por qué? La ejecución del tiro libre de Suñé fue de tal picardía que lo hizo al mismo tiempo que Fillol armaba la barrera y así no pudo impedir que se metiese en el arco. Pero no fue al único que sorprendió: ni la transmisión de televisión ni los fotógrafos pudieron retratar el momento. Se conserva solo una imagen que es la que ilustra esta nota.

Quizás el partido más importante a nivel local de la historia de los Superclásicos, hasta el momento, no tiene registro audiovisual del momento cúlmine de la definición.