Benzema, de gato a león en la victoria del Real Madrid 1-2 en San Mamés

Cada vez le quedan menos jornadas y menos visitas complicadas al Real Madrid, que superó la batalla de San Mamés con sufrimiento, pero ganó por 1-2 al Athletic de nuevo con más pegada que fútbol. Los blancos solo necesitaron un par de contras en la primera mitad y un ataque de raza de tres minutos en la segunda para llevarse la victoria de uno de los campos más complicados de LaLiga.

La visita del Real Madrid siempre es especial en Bilbao y es sinónimo de partido bravo. El Athletic tiró de intensida para intentar superar a los blancos, que nunca le dieron la espalda al partido. Zidane alineó a su equipo de gala con el único cambio de Nacho por Varane y el Madrid jugó bien de forma posicional, aunque le faltó juego.

El arranque de partido del Athletic fue un claro mensaje de lo que quería convertir el partido. En la salida del balón atacaban por su izquierda ante la nula ayuda defensiva de Bale. Si no, buscaban una y otra vez dañar a los laterales con balones aéreos para que Aduriz y Raúl Garcia forzaran las segundas jugadas. En el primer cuarto de hora todas las disputas eran para los rojiblancos, que presionaban en campo rival y robaban con facilidad.

Benzema lo hizo todo bien

La primera ocasión del partido fue para Yeray, que remató fuera de forma incomprensible después de una dejada de Raúl García con la cabeza. El susto hizo reaccionar al Real Madrid, que empezó a aprovechar los espacios del Athletic y comenzó a jugar con más velocidad buscando a sus delanteros. Mucho de Benzema, algo de Cristiano y poco de Bale. En la primera salida blanca, el francés conecto con el portugués y su disparo lo sacó Kepa con una paradón.

No fallaría el Real Madrid a la segunda. Casemiro lanzó un pase perfecto al espacio para Cristiano, el portugués llegó al pico del área y puso un centro raso al punto de penalti que no perdonó Benzema con un toque de clase. El Athletic había puesto más en el partido con un buen Lekue, pero la efectividad es lo que manda en el fútbol.

Williams se comió a Marcelo

Los rojiblancos acusaron el golpe durante unos minutos hasta que el partido se calentó después de un choque de Raúl García con Ramos y Nacho. San Mamés volvió a empujar con fuerza y los balones volvieron a sobrevolar buscand una y otra vez los costados. Empezó a aparecer Iñaki Williams por la derecha mientras que Modric y Kroos estaba totalmente desaparecidos.

La segunda mitad transcurría por los mismos derroteros y Keylor Navas comenzaba a convertirse en el mejor del Real Madrid con sus paradas haciéndose gigante ante Iñaki Williams y Zidane se vio obligado a mover el bnanquillo. Retiró a un inoperante Modric para dar entrada a Lucas Vázques y justo un minuto después llegó el empate. Williams, que lo intentaba una y otra vez por la derecha centró al segundo palo y Raúl García la dejó perfecta para que Aduriz anotara el empate con la cabeza.

Segunda asistencia de Cristiano

Quedaban 25 minutos y el gol hizo reaccionar a los blancos. Dieron un paso al frente y se fueron al campo rival como no habían hecho en todo el partido. Ahí solo tardaron dos minutos en volver a imponer su calidad. un par de combinaciones y córner, que para el Real Madrid es casi como un penalti. Kroos lo sacó al primer palo, Cristiano prolongó y Casemiro marcó el segundo a placer.

Este sí fue el golpe definitivo para el Athletic, que había hecho un esfuerzo muy grande como para volver a recibir una ‘bofetada’ tan contundente y de forma tan rápida. Zidane retiró por sorpresa a Cristiano para meter a Isco y el malacitano terminó de dormir el partido para que el Real Madrid continúe líder de LaLiga haga lo que haga el Barcelona y con un partido menos.