El día que el Legia rechazó a Lewandowski: “Ya tenemos a Arruabarrena”

En verano de 2008, Mikel Arruabarrena hizo las maletas y se marchó al Legia Varsovia. Un fichaje que entraba dentro de éxodo habitual de jugadores españoles al extranjero en la época, pero que escondía una intrahistoria que con el paso de los años se ha vuelto sorprendente. La otra opción del equipo polaco para su ataque, la que acabó descartando, no era otra que la de Robert Lewandowski.

El ahora ariete del Bayern y uno de los mejores goleadores del mundo jugó en el filial del Legia en la temporada 2005-06, pero se marchó al curso siguiente al Znicz Pruszkow, del que fue máximo anotador dos años seguidos, consiguiendo ser Pichichi de la segunda división polaca en la 2007-08. Fue entonces cuando varios clubes se fijaron en él, entre ellos el Legia.

Pero el equipo polaco ya tenía otro fichaje en cartera y, al cerrarlo, se olvidaron de Robert. “Podéis vender a Lewandowski a quien queráis. Ya tenemos a Arruabarrena”, dijo Miroslaw Trzeciak, director deportivo del Legia, a los dirigentes del Znicz. El delantero acabó traspasado al Lech Poznan, donde jugó dos temporadas antes de poner rumbo al Borussia Dortmund a cambio de 4.5 millones de euros. El resto es historia.

Arruabarrena sólo jugó seis encuentros de Liga con el Legia y fue cedido al Eibar a mitad de temporada. Ese sí fue el inicio de una larga historia entre el atacante y el club armero, que duró hasta el verano de 2015. Con dos ascensos, a Segunda y a Primera, Arruabarrena pudo olvidar aquel fiasco que supuso su fichaje por el equipo de Varsovia.

JG