[VIDEO] Prandelli debuta con triunfo (1-2) en el Valencia ante el Sporting Gijón

 El Valencia CF logró una victoria en el debut de Cesare Prandelli como entrenador al vencer por dos goles a uno al Sporting de Gijón en El Molinón. Los valencianistas se adelantaron en dos ocasiones gracias a dos tantos de Mario Suárez, que dejaron en nada el gol de Carlos Castro. Con este triunfo el conjunto de Prandelli deja la parte baja de la clasificación y comienza su reconquista de posiciones hacia la Europa League. Cierto es que, de momento, poco o nada se han notado los cambios del técnico italiano quien, de momento, con hacer bueno eso de a entrenador nuevo, victoria segura, ya ha puesto su granito de arena para lograr el objetivo marcado.

Mismo sistema que Voro, mismo once -salvo los cambios obligados por lesión de Mina por Nani y Santos por Mangala- y mismo sufrimiento. Con estos ingredientes se presentaba Cesare Prandelli ante su afición. El rival, que llevaba cuatro semanas sin ganar, comenzó apretando y a los tres minutos ya había gozado de una buena ocasión para derrumbar el muro del técnico italiano que, con el paso de los minutos, fue asentándose para buscar la contra. Así consiguió dos goles y, tirando de oficio y calidad, suplió las enormes carencias que sigue teniendo el equipo en ataque y en defensa.

El ritmo del partido bajó en la segunda mitad. El Sporting apretaba menos y le traspasaba al Valencia la responsabilidad de crear. El ataque estático de los de Mestalla sigue tan verde e ineficaz con Prandelli como lo era con sus predecesores. El partido estaba trabado, había consumido su primera hora y estaba en tierra de nadie. Sin embargo, una acción aislada iba a cambiar de nuevo el signo del encuentro. Una falta sacada por Parejo desde el medio era cabeceada de forma defectuosa por la zaga asturiana. Amorebieta dejaba la pelota franca para Mario Suárez que, libre de marca, fusila a Cuéllar para lograr el segundo. Apenas unos segundos antes había saltado Bakkali al campo en sustitución de un desacertadísimo Santi Mina.    

El tanto desequilibró el encuentro de forma definitiva. El partido se rompió. El Sporting quería pero no podía y el Valencia a la contra… las tenía y las fallaba. En el 73 el hispano-brasileño debió sentenciar pues tras driblar a su marcador disparó fuera cuando lo tenía todo a su favor. Con el Sporting volcado y creando ocasiones, el Valencia tuvo un par de contras que debieron acabar en gol, pero la incapacidad goleadora de este equipo es manifiesta… Y la plantilla sin nueve y Munir en el banquillo.

JG