De la mano de Özil, el Arsenal dio cátedra en Sunderland

El alemán Mesut Özil tuvo un gran debut en el Arsenal, en una visita al Sunderland, que decantaron del lado gunner un gol del francés Olivier Giroud y un doblete del galés Aaron Ramsey (1-3). El inglés Craig Gardner marcó de penalti al inicio del segundo tiempo para el Sunderland, lo que obligó al Arsenal a incrementar sus esfuerzos en un duelo en el que fue superior.

Özil no tardó más de diez minutos en demostrarle al técnico francés Arsene Wenger su acierto al ficharle: aún en los primeros compases del partido, Özil controló en carrera, con un toque sutil, un largo pase que llegaba desde casi cuarenta metros por detrás.

El alemán, por la izquierda, solo necesitó dar dos zancadas, levantar la vista y desplazar el cuero hacia el centro del terreno de juego para que Giroud pudiera conectar el balón de primeras hacia el palo corto y dejarlo en la red para sumar su cuarto gol esta temporada en cuatro partidos.

Durante gran parte del primer tiempo, el último defensa del Arsenal estaba en campo del Sunderland, un rival que parecía incapaz de plantar cara al conjunto londinense. La sorpresa de los locales la propició el defensa «gunner» Laurent Koscielny, que derribó a Adam Johnson en el área y cedió un penalti que convirtió Gardner.

Los visitantes tardaron casi veinte minutos en volver a poner orden en el partido: lo hicieron gracias a un centro de Carl Jenkinson prácticamente desde la esquina derecha que remató de primeras, desde fuera del área, Aaron Ramsey.

Con el Sunderland rendido, Özil volvió a ser el centro de una nueva jugada de billar del Arsenal que acabó en gol. El alemán dejó un balón para Giroud, que a su vez lo cruzó al primer toque para que fuera Ramsey el que lo enviara a puerta y sellara su doblete.