La ATP eligió los mejores partidos del año 2017

La ATP eligió estos 3 partidos como los mejores de 2017, sin contar los Grand Slam y la Copa Davis:

1) Roger Federer a Nick Kyrgios en semifinales del Masters 1000 de Miami – 31 marzo

Con temperamentos opuestos, igual que sus estilos, pero ambos indiscutiblemente entretenidos. Fue un duelo eléctrico. Una semifinal de alto voltaje: Roger Federer ante Nick Kyrgios. En tres tiebreaks de altísima energía, golpes imposibles y drama hasta el último punto, Federer salvó puntos de set y Kyrgios salvó puntos de partido antes que la estrella suiza se llevase el choque por 7-6 (9), 6-7 (9) y 7-6 (5) en la noche de Key Biscayne. El épico duelo llegó justo dos semanas después de su fallido encuentro en los cuartos, cuando Kyrgios tuvo que retirarse por estar enfermo.

2) Dominic Thiem a Grigor Dimitrov en la tercera ronda del Masters 1000 de Madrid – 11 mayo

Por poderío, intensidad y cambios de dinámica, el épico encuentro entre Dominic Thiem y Grigor Dimitrov en el Estadio Arantxa Sánchez Vicario fue cruel pero emocionante. Thiem, en su superficie favorita, compitió con gran corazón y convicción para salvar cinco puntos de partido antes de vencer a Dimitrov, de revés a una mano como el austríaco, por 4-6, 6-4 y 7-6 (9) en dos horas y 34 minutos de tenis intenso. Thiem se sobrepuso a un 1-3 en el segundo set, un 2-4 en el tercer set y neutralizó puntos de partido con 3-6, 6-7 y 8-9 en el tie-break antes de convertir su segunda oportunidad con un error de revés de Dimitrov.

3) Gael Monfils a Kei Nishikori en la segunda ronda del Masters 1000 de Montreal – 9 de agosto

Monfils salvó cuatro puntos de partido, incluídos dos con tiros espectaculares, en el set decisivo de desempate. Fue una impresionante victoria por 6-7 (4), 7-5 y 7-6 (6). Marcó la primera vez que Monfils ganó tras estar un set de desventaja contra un Top 10 en siete años y por tercera vez en su carrera (3-62). Semifinalista el año pasado en Toronto siguió energizando a los fieles de Montreal con latigazos ganadores de derecha y revés desde el ángulo más improbable.