Josh Gordon reconoce que jugó intoxicado en la NFL

Josh Gordon consumía drogas o alcohol antes de todos los partidos de la NFL que jugó, reconoció Gordon en una entrevista con GQ publicada este lunes.

El receptor abierto de los Cleveland Browns dijo a GQ que tomar alguna substancia era “un ritual antes de cada partido”.

“Permanecíamos en el hotel del equipo y después los jugadores tenían permitido volver a casa, hacer lo que necesitaran, y después ir al partido”, declaró Gordon. “Así que salía del hotel en las mañanas, iba a casa, desayunaba, hacía mi pequeño ritual, el que fuera, algo de hierba, algo de alcohol, y después iba al partido. Después, definitivamente estaba de fiesta al término de cada partido, ganáramos o perdiéramos. Todos los partidos”.

Gordon indicó que comenzó a consumir drogas en séptimo grado, continuó en la universidad e incluso tomaba algo antes de cada partido que disputó en el 2013, cuando lideró la liga en yardas recibidas jugando 14 partidos.

“Cuando llegué a la liga, creo que tenían sus dudas desde el principio”, reconoció Gordon. “Desde el día que me reclutaron, tenían que saber que había algún tipo de riesgo implícito. No creo que lo supieran específicamente. Pero estoy seguro que tenían sus dudas. Me perdí muchas reuniones, me presentaba tarde muchas veces, con los ojos rojos probablemente en muchas ocasiones. Pero supongo que no podían sacar una conclusión definitiva porque pienso que era muy evasivo. Y porque nadie me decía nada”.

Gordon dijo que es diferente ahora porque se sometió a una larga rehabilitación de manera voluntaria, por su cuenta, no por nadie más.

“En este punto pensaba, ‘Si quiero cualquier tipo de vida, si quiero vivir, me detendré’. Decía, ‘Nunca vas a volver a trabajar, si no puedes encontrar una manera de vivir’. Porque en este momento, por la trayectoria, vas a morir. Vas a matarte”.

También dijo que se mudó a Gainesville, Florida, porque no podía soportar lo que denominó como acoso de los aficionados de los Browns en Cleveland.

“Vivir en Cleveland, a veces podía ser una pesadilla”, sentenció Gordon. “Había sido acosado, me lanzaban tragos. Era seguido en el supermercado, interrumpido en todos lados. En los partidos, la gente me acosaba y molestaban a mis hermanos y mi mamá. Mis hermanos se peleaban en las tribunas. Saltaban en mi autos. Alguien abolló el cofre del auto. Tenía que demandar a alguien y recuperar el dinero porque dañó el vehículo. La gente lanzaba dinero, monedas, para romper las ventanas. Así que Cleveland era ruda”.

BEREA — Josh Gordon consumía drogas o alcohol antes de todos los partidos de la NFL que jugó, reconoció Gordon en una entrevista con GQ publicada este lunes.

El receptor abierto de los Cleveland Browns dijo a GQ que tomar alguna substancia era “un ritual antes de cada partido”.

“Permanecíamos en el hotel del equipo y después los jugadores tenían permitido volver a casa, hacer lo que necesitaran, y después ir al partido”, declaró Gordon. “Así que salía del hotel en las mañanas, iba a casa, desayunaba, hacía mi pequeño ritual, el que fuera, algo de hierba, algo de alcohol, y después iba al partido. Después, definitivamente estaba de fiesta al término de cada partido, ganáramos o perdiéramos. Todos los partidos”.

Gordon indicó que comenzó a consumir drogas en séptimo grado, continuó en la universidad e incluso tomaba algo antes de cada partido que disputó en el 2013, cuando lideró la liga en yardas recibidas jugando 14 partidos.

“Cuando llegué a la liga, creo que tenían sus dudas desde el principio”, reconoció Gordon. “Desde el día que me reclutaron, tenían que saber que había algún tipo de riesgo implícito. No creo que lo supieran específicamente. Pero estoy seguro que tenían sus dudas. Me perdí muchas reuniones, me presentaba tarde muchas veces, con los ojos rojos probablemente en muchas ocasiones. Pero supongo que no podían sacar una conclusión definitiva porque pienso que era muy evasivo. Y porque nadie me decía nada”.

Gordon dijo que es diferente ahora porque se sometió a una larga rehabilitación de manera voluntaria, por su cuenta, no por nadie más.

“En este punto pensaba, ‘Si quiero cualquier tipo de vida, si quiero vivir, me detendré’. Decía, ‘Nunca vas a volver a trabajar, si no puedes encontrar una manera de vivir’. Porque en este momento, por la trayectoria, vas a morir. Vas a matarte”.

También dijo que se mudó a Gainesville, Florida, porque no podía soportar lo que denominó como acoso de los aficionados de los Browns en Cleveland.

“Vivir en Cleveland, a veces podía ser una pesadilla”, sentenció Gordon. “Había sido acosado, me lanzaban tragos. Era seguido en el supermercado, interrumpido en todos lados. En los partidos, la gente me acosaba y molestaban a mis hermanos y mi mamá. Mis hermanos se peleaban en las tribunas. Saltaban en mi autos. Alguien abolló el cofre del auto. Tenía que demandar a alguien y recuperar el dinero porque dañó el vehículo. La gente lanzaba dinero, monedas, para romper las ventanas. Así que Cleveland era ruda”.