Felipe Caicedo llega a la Tri con ritmo, vuelve a ser titular con el Espanyol

Un Espanyol triste y espeso se llevó un valioso punto de Ipurua en un partido en el que jamás se encontró cómodo (1-1). Felipe Caicedo jugó desde el primer minuto hasta el 81.

Puede darse por contento el equipo perico con el empate. El Eibar fue mejor, los blanquiazules se atascaron y apenas pudieron generar peligro. El cuadro catalán marcó en su único remate a puerta gracias al acierto de Jurado en un gran pase de Gerard Moreno. El punto es positivo.

Viendo la imagen que ofreció el conjunto de Quique Sánchez Flores no hay que dar demasiadas vueltas al valor del resultado. El sueño europeo se mantiene pero es necesario dar un paso más para aspirar a cuotas mayores. El Eibar hizo su clásico juego, asfixió al Espanyol y poco pudo hacer el cuadro perico para inquietar más a Yoel.

Necesitaba dar el golpe el Espanyol en Ipurua para afianzar sus opciones europeas en el cierre de su miniliga particular ante cuatro rivales directos para acabar al menos en esa séptima plaza que llevará a la Europa League si el Barça conquista la Copa. Después de empatar en Vigo, caer en Vila-real y tumbar a Las Palmas, el choque contra el Eibar se presentaba como la cita clave para calibrar las esperanzas blanquiazules de aspirar a algo importante o quedarse instalado en la zona de nadie.

RETO POSIBLE

A 10 jornadas del final del campeonato, el Espanyol quiere seguir ilusionándose. El reto aún es posible. Todo dependerá de los dos próximos duelos. Si el equipo gana al Betis en Cornellà después del parón y sorprende al Athletic en San Mamés se mantendrán las opciones europeas. Si no es así, las últimas seis semanas de Liga serán casi de trámite.

El bloque perico acusó la ausencia de su jugador más productivo, el extremo Pablo Piatti, autor de 9 goles y 9 asistencias en este curso. Sin el argentino, sancionado, el técnico ubicó en la izquierda a Jurado, un jugador de características diferentes.

Sin la electricidad y el desborde del exfutbolista del Valencia, el Espanyol perdió desequilibrio. Tampoco generó demasiado el centro del campo con la pareja David LópezDiop. El senegalés fue la principal sorpresa de Quique.

CABEZAZO DE KIKE GARCÍA

Ante un rival serio y perfectamente colocado, al Espanyol le faltó frescura en un primer tiempo en el que ni siquiera tiró a puerta. La mejor ocasión vino precedida de un error de Ramis que Caicedo fue incapaz de aprovechar (m. 35). Antes llegó el gol del Eibar con un centro preciso de Pedro León que cabeceó Kike García al filo del fuera de juego (m. 20).