David Morales: “Sueño con un campeón inédito”

Estas seis primeras fechas en el campeonato nacional han presentado un panorama muy interesante ya que no se ven como protagonistas a los equipos más tradicionales de nuestro fútbol.

Equipos como Barcelona que están asentando su idea al paso de los partidos, Emelec que está en una buena senda pero que le falta más eficacia en el plano defensivo. Por otro lado está Liga que tras la goleada ante U. Católica está en un hilo donde puede caerse a un abismo, en el cual ya está El Nacional. Eso solo por marcar a los equipos que fueron protagonistas en la última temporada, los cuales tienen un doble reto con los torneos internacionales, exceptuando por los militares que ya están fuera de la Libertadores.

Hay tres equipos que han mostrado una performance muy buena, esto es producto de ser instituciones que no se ven envueltas en problemas económicos. Además de tener poca presión y menos prensa que los equipos más populares del país. Por ello podemos repasar las siguientes campañas al momento para saber a qué atenernos en esta temporada.

U. Católica: El mejor equipo que tiene la capital de los ecuatorianos, una institución sólida en el plano económico que hizo lo más inteligente; sostener su estructura y realizar contrataciones que permitan reforzar en áreas necesarias para así tener el equipo que hoy en día vemos.

Posee un técnico experimentado como Jorge Célico que ya conoce de memoria nuestro medio, que se ha equivocado cientos de veces y producto de ello ha aprendido mucho. Tiene un invicto basado en tres victorias, dos de ellas por goleada, además de tres empates e incluso si sumamos desde 2016 el invicto de los camaratas es de diez encuentros, con lo cual están a uno de igualar su racha histórica antes conseguida en 1980 y 1990.

La U. Católica está próxima a cumplir 54 años de vida institucional y ahora a base de este juego muchos creen revivir ese plantel que hace casi cuarenta años apareció en la Serie A para ser protagonista. Por qué no hablar de un título para AFNA que ha sido ausente desde 2011 cuando Deportivo Quito (actualmente en segunda) lo consiguió por última vez para los capitalinos.

Independiente: El equipo finalista de América en la última temporada tiene aún la deuda de cumplir con su slogan, El Futuro Campeón del Ecuador, además con una directiva que ha hecho un gran esfuerzo para tener la mejor cantera de futbolistas en nuestro país.

El equipo de Alexis Mendoza sintió el cambio de la base del año pasado, sobre todo en la Libertadores, pero con jugadores que se crecen y adoptan las nuevas responsabilidades que aparecen, da a entender que tiene las herramientas suficientes para ser protagonista por el título local.

En total son ocho encuentros, desde 2016, que no conoce la derrota en el torneo local. Por las contrataciones inteligentes que llevó a cabo es muy probable que mantenga ese nivel, hasta que aparezcan más canteranos que seguramente querrán pelear un puesto en el primer equipo.

Independiente se adelantó en el camino, jugó una final continental en sus 59 años de vida institucional antes de jugar una a nivel nacional y esta puede ser la decisiva.

Delfín: El equipo cetáceo es la revelación del campeonato con un arranque de torneo inesperado, basado en tres victorias y tres empates que sorprendieron a propios y extraños. Un triunfo en Casa Blanca levantó tanto el ánimo como para que a fecha seguida derrote al campeón Barcelona, luego sostuvo un importante empate ante U. Católica, aplastó a Fuerza Amarilla y rescató un punto valioso en Sangolquí ante Independiente.

Históricamente Delfín no ha tenido un arranque de esta manera, que evidencia que está para la pelea por el título. Que no es el típico equipo que por ahí te sorprende un par de fechas con victorias inesperadas, más bien da muestra de ser un buen plantel, con un técnico que le gana el pulso y produce resultados que hasta ahora son la alegría de un pueblo manabita que sufrió mucho y en varios casos sigue en una difícil situación.

Delfín con 28 años de existencia es uno de los equipos que por lo que está mostrando y por lo que puede hacer tiene la enorme posibilidad de pelear por una final de campeonato, mientras los tradicionales tienen su cabeza en sus problemas institucionales y las responsabilidades a nivel internacional.

Al menos en la opinión de este servidor, deseo que exista en esta temporada un campeón inédito, un feliz episodio que no ocurre desde 2004 cuando Azuay gritó campeón con el Deportivo Cuenca.