Acusa del mayor escándalo de todos los tiempos, Romario pidió imputar al actual presidente del fútbol brasileño

Romario, campeón mundial con la selección de Brasil en 1994, pidió el miércoles que se impute a siete funcionarios actuales y pasados de la federación local por lo que calificó como “el mayor escándalo deportivo de todos los tiempos”.

El presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF), Marco Polo Del Nero, está entre los acusados por delitos que incluyen lavado de dinero, asociación ilícita y delitos tributarios.

Romario y Randolfe Rodrigues, los senadores que lideran una investigación parlamentaria por corrupción, también acusaron a los predecesores de Del Nero Ricardo Teixeira y José María Marin de delitos similares.

“Casi todo lo que hizo la CBF bajo el control de esta gente fue citado como corrupto”, dijo Rodrigues. “Contratos de mercadeo, para amistosos, transferencias de jugadores: todo era un esquema para recibir beneficios que les dieron una vida de lujo a dirigentes que solamente trabajaban para ellos”.

La investigación del Senado se dio tras las acusaciones de la Justicia estadounidense sobre un gigantesco esquema de corrupción enquistado en la FIFA, el ente que gobierna el deporte. La pesquisa comenzó en mayo de 2015 con un allanamiento en Suiza que dejó nueve altos dirigentes del fútbol detenidos, entre ellos Marin.

“En este informe, describimos con lujo de detalles los diversos delitos y la forma en que fueron cometidos por los líderes de la CBF, desde Ricardo Teixeira y Marco Polo Del Nero, pasando por José María Marin”, señaló Rodrigues.

Romario señaló que los documentos y la evidencia contenida en el reporte de 1.024 páginas serán enviados a la Justicia de Brasil y a la FIFA.