Mónaco rescata un empate agónico ante el CSKA y es líder de grupo en Champions

El Mónaco arrancó en el último suspiro un empate en Moscú ante un CSKA (1-1) que fue muy superior en la primera parte, aguantó el tipo en la segunda y que mereció llevarse los tres puntos.

Un gol del marfileño Traoré a la media hora pareció suficiente para que los moscovitas lograran su primera victoria en esta edición de la Liga de Campeones, pero el portugués Silva logró el gol del empate poco antes del pitido final.

Fiel a su estilo, el Mónaco salió a dominar el partido con los portugueses Silva y Moutinho al mando, pero las primeras ocasiones las tuvieron los locales.

Traoré dispuso de la más clara a los 10 minutos en un contraataque de libro, pero tras un magnífico pase desde la derecha el marfileño disparó alto ante la desesperada salida de Subotic.

Cinco minutos después fue el serbio Tosic el que recibió un buen balón adelantado, pero de nuevo el portero croata se adelantó a los delanteros del equipo ruso.

Los monegascos siguieron con sus fuegos de artificio, mientras el equipo del Ejército ruso siguió atacando a oleadas, aunque sus futbolistas se empeñaron en fallar una y otra vez el último pase.

Tosic fue el más activo de los rusos, pero en el último momento siempre pareció tomar la opción equivocada, mientras Traoré volvió a pecar de lentitud e hizo echar de menos al nigeriano Musá, ahora jugador del Leicester.

En cambio, poco después de la media hora de juego ambos futbolistas enmendaron todos sus errores anteriores al fabricar entre los dos el primer gol del encuentro.

Tosic recibió el balón en el interior del área, recortó a su marcador y obligó al portero a realizar una gran parada con un disparo envenenado al palo largo, rechace que fue aprovechado por Traoré para marcar el primer gol.

El gol pareció despertar a los jugadores del principado, que disfrutaron de dos buenas ocasiones al final de la primera parte, aunque en ambos casos Akinféev salvó los muebles a su equipo.

El defensa italiano Raggi se topó con un balón al borde del área pequeña tras un saque de esquina, pero su disparo a bocajarro fue despejado de manera felina por el guardameta ruso.

Un par de minutos después el internacional ruso tuvo que lanzarse a los pies de un delantero monegasco que se disponía a disparar a gol.

En la segunda parte los visitantes adelantaron líneas y atacaron con más gente, aunque les costó encontrar espacios, mientras los locales armaban peligrosos contraataques.

Cuando todo parecía decidido, una jugada al borde del área acabó con el balón a los pies del argentino Carrillo, que disparó libre de marca, pero Akinféev salvó a los suyos con una gran parada a una sola mano.

No obstante, el rechace fue aprovechado por Silva, quien con sangre fría colocó el balón por encima del guardameta ruso, dando a su equipo un inmerecido empate (minuto 87)

Ambos decidirán sus opciones dentro de dos semanas en el partido que se disputará en el Principado, para cuando los monegascos podrían ya contar con el colombiano Radamel Falcao.