James Rodríguez declaró por la persecución policial que protagonizó en enero

James Rodríguez se presentó en un juzgado en Madrid para aclarar los hechos ocurridos el 1 de enero de 2016, cuando protagonizó una persecución policial que terminó en escándalo.

El futbolista colombiano negó haber excedido el límite de velocidad y aseguró que no se había percatado de que una patrulla lo perseguía, según reveló el periódico El Confidencial.

El colombiano de 25 años es acusado de haber escapado de un control policial y de haber manejado su vehículo a más 200 km/h, cuando lo permitido en la autopista por donde transitaba permite hasta 100 km/h.

Tras el episodio, ocurrido en las cercanías del centro de entrenamiento del Real Madrid, la Delegación del Gobierno castigó a James Rodríguez con una sanción de 10.400 euros (11.400 dólares) por considerar que incurrió en una desobediencia a la autoridad, mientras que la policía interpuso una denuncia ante los juzgados de Castilla.