José X. Orellana Giler: Menor expectativa de alza de las tasas en EE.UU.

Repentinamente se han reducido las expectativas de los mercados acerca de un aumento de la tasa de interés el próximo mes de junio por parte de la Reserva Federal de E.E.U.U.

¿Qué sucedió?

La posibilidad de que la inflación se eleve era la razón primordial por parte del banco central norteamericano para justificar sus intenciones de empujar las tasas de interés a niveles más altos.

Sin embargo, dicha posibilidad se desvaneció súbitamente, ya que los precios al consumidor cayeron en el mes de marzo por primera ocasión en más de un año.

Asimismo, los precios básicos, los cuales excluyen los costos de los alimentos y de la energía y que se encuentran a su vez estrechamente vigilados por los funcionarios de dicha Reserva Federal, también cayeron en 0,1%, su primera caída desde enero del año 2010.

Por su parte, las ventas minoristas de Estados Unidos, un barómetro clave del crecimiento para una economía que depende en dos tercios del gasto de los consumidores, cayeron por segundo mes consecutivo.

Los dos informes arribaron poco después de que lo hicieran los datos acerca del empleo, los cuales fueron mucho más débiles de lo esperado, y, en medio de serias preocupaciones de que el crecimiento económico del primer trimestre fue, en el mejor de los casos, tibio.

Las predicciones de la Reserva Federal de Atlanta avizoran el producto interno bruto del primer trimestre expandiéndose a una insignificante tasa anualizada de 0.5%.

Dicho de otro modo: El banco central de Estados Unidos parecería una vez más atascado en su habitual ritual de empezar el año con expectativas excesivamente optimistas, para luego tener que objetivamente moderarlas ante la presencia de la dura realidad.

En el año 2016, la Reserva Federal había arrancado el año planificando cuatro aumentos en las tasas.

Tan sólo realizó un aumento, en el mes de diciembre.

Este año, había estado planificando un número similar de incrementos en las tasas de los fondos federales.

Realizó el primero en el mes de en marzo, con el propósito de ejecutar más incrementos durante este año.

Sin embargo, ahora dicha perspectiva se ve tenue.

“Si los datos permanecen así, no creo que la Reserva Federal aumente las tasas en su reunión del mes de junio”, declaró Ethan Harris, economista del Bank of America Merrill Lynch, en Bloomberg Televisión.

“Los bonos tienen actualmente un precio razonable, pero existen algunos riesgos para el mercado de las acciones de darse dicha alza”.

Los rendimientos de los Bonos del Tesoro, los cuales oscilan contrariamente a su precio, han ido cayendo, debido a que los inversionistas temen que la agenda económica del presidente Donald Trump se esté debilitando.

Las preocupaciones diplomáticas ocupan un lugar primordial en este momento, y, además, los mercados han reaccionado negativamente ante el fracaso de Trump de intentar reformar el sistema de salud estadounidense.

Consideramos que ambos cambios tanto la baja posibilidad de una mayor alza del dólar y esta reconsideración sobre una potencial alza de las tasas de interés en EE.UU. son ambas muy beneficiosas para el Ecuador.  La primera mejora la competitividad de nuestras exportaciones no petroleras especialmente las que sufren mayor competencia por el tipo de cambio tipo flores.  La segunda facilita la capacidad de obtener mejores condiciones para préstamos en el exterior tanto del sector público como privado.

 

Por: José X. Orellana Giler