La UE propone, con matices, adoptar las reglas globales sobre capital bancario

BRUSELAS.– La Comisión Europea propuso el miércoles nuevas reglas para los bancos, en línea con los requerimientos de capital acordados por los reguladores globales, aunque con algunos matices, en una muestra de la creciente fragmentación de los controles financieros internacionales.

Desvelando un importante paquete legislativo, el ejecutivo de la UE propuso adaptar las reglas de los requerimientos de capital y los colchones para absorber pérdidas a los acuerdos alcanzados anteriormente en el Comité de Basilea de reguladores financieros globales, que supervisa los bancos de EEUU, Europa y Japón.

Pero en vez de limitarse a replicar las reglas acordadas con los socios internacionales, la Comisión propuso varios cambios y algunas nuevas provisiones que podrían preocupar a los bancos y reguladores fuera de la UE.

“Hemos presentado nuevas propuestas de reducción de riesgos que se basan en los estándares globales acordados, pero teniendo en cuenta las especificidades del sector bancario europeo”, dijo Valdis Dombrovskis, comisario europeo de servicios financieros.

El movimiento llega en un momento en el que la UE lucha contra una serie de reformas sobre el modelo para calcular los riesgos bancarios que se espera que se adopten en las próximas semanas en el comité de Basilea, y sobre las que la UE cree que podrían favorecer a las entidades estadounidenses.

La tendencia hacia una mayor fragmentación de las reglas financieras globales fue subrayada por el presidente electo estadounidense Donald Trump durante la campaña para su elección sobre la posibilidad de revisar las reglas introducidas para reducir los riesgos bancarios tras la crisis financiera de 2007-08.

En una nueva muestra de las divergentes agendas y los conflictos de interés entre la UE y los EEUU, Bruselas también decidió proponer mayores requerimientos de capital para EEUU y otros bancos extranjeros que operan UE, diciendo que esta medida incrementaría su estabilidad financiera.

Reuters