La Cámara de la Construcciónde Guayaquil al país

Funcionarios de alto nivel del Gobierno Nacional han realizado en las últimas semanas declaraciones insinuando que son los contratistas los que corrompen a los funcionarios públicos.

Teoría por la que podríamos reformar la Biblia en el sentido de que “fue Eva la que corrompió a la serpiente para obligarla a darle la manzana” Al respecto cabe preguntarse si no son éstos los preparan los términos de referencia que permiten favorecer a quienes ellos desean que sean adjudicados y elaboran los presupuestos en los que no solamente está contemplado el costo real de los proyectos, que es lo que verdaderamente cobra el contratista, sino valores en exceso que quienes desean trabajar tienen que ser “reembolsados” a éstos.

Y este no es un asunto del cual no se ha comentado públicamente, asì el 7 de junio de 2011 el Ing. Hermel Flores, en ese entonces, Presidente de la Cámara de la Industria de la Construcción de Quito, CAMICON, puso en conocimiento del Econ. Rafael Correa, Presidente de la República, a través del oficio CCQ-DJ-238-2011, lo siguiente:.. “hemos recibido varias denuncias en el sentido de que personas inescrupulosas a nombre del Gobierno solicitan dinero a profesionales y empresas constructoras para “gestionar” la adjudicación de contratos del sector público, dinero que según lo afirmado en dichas denuncias, debería ser entregado, una vez que las instituciones cancelen el anticipo de los contratos respectivos.

Se nos ha indicado también que estas personas inclusive solicitan estos “pagos” a los oferentes que están en mejores condiciones de ser adjudicados y los presionan con la amenaza de hacerlos descalificar” En mi discurso por la celebración de aniversario por los 47 años de fundación de la Cámara de la Construcción de Guayaquil en diciembre del año pasado, mencioné: “…recomendamos que se forme una comisión oficial, de alto nivel, que reciba e investigue denuncias de los contratistas públicos respecto a las exacciones y exigencias de dinero a cambio de contratos i pago de sus planillas, esto por supuesto sin que se los acuse de cómplices por haber Centro Empresarial Las Cámaras, Av. Fco. De Orellana y Miguel H. Alcívar Torre Institucional 7º piso * PBX: (593-4) 2682340 www.cconstruccion.net e-mail: presidencia@cconstruccion.net * Guayaquil – Ecuador cedido a tales chantajes en la necesidad de conseguir trabajo para beneficio de sus familias, como ya ha sucedido”

Lamentablemente, a pesar de que este ha sido un asunto ampliamente comentado a lo largo y ancho del país, no ha recibido atención en ningún caso por parte del Gobierno Nacional ni de las autoridades que tienen que ver con la fiscalización o supervisión del buen uso de los recursos de los ecuatorianos. Mucho tememos que en el intento del gobierno de mantener la imagen de que sus funcionarios son siempre de manos limpias y que no participan de estas irregularidades ha creado una especie de paraguas de protección que ha permitido que se sientan protegidos y que en muy pocos casos, si acaso en alguno, sean auditados y, obviamente, enjuiciados.

De acuerdo a lo que los contratistas públicos manifiestan de forma privada, o caso contrario podrían ser acusados de complicidad, los valores a los cuales éstos están obligados a devolver están entre un 10% y un 25% por lo que si asumimos que los contratos públicos fueron del rango de los 70.000 millones de dólares podríamos fácilmente establecer que hay no menos de 7.000 millones de dólares que no han beneficiado a los proyectos o a los contratistas y que deberían ser materia de investigación por parte del Gobierno Nacional. Esperamos que estas prácticas en un futuro Gobierno se terminen.