Chile y Argentina eliminan la doble tributación

Los gobiernos de Chile y Argentina anunciaron este lunes (17.10.2016) la entrada en vigencia de un acuerdo para eliminar la doble tributación y prevenir la evasión fiscal. El convenio comenzará a regir a partir del 1 de enero de 2017, tras obtenerse la ratificación de los congresos de ambos países, anunciaron el ministro de Hacienda chileno, Rodrigo Valdés, y su par argentino de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay.

“Estamos anunciando la entrada en vigencia del tratado de doble tributación y de intercambio de información, que va a hacer más eficiente y más efectiva la integración de nuestras empresas y de los registros tributarios”, afirmó Prat-Gay. El acuerdo busca eliminar la doble imposición internacional a la que estén sujetos los contribuyentes que desarrollan actividades transnacionales, reduciendo las barreras fiscales al flujo de capitales y servicios.

El ministro de Hacienda chileno, Rodrigo Valdés, por su parte, dijo que el convenio le dará estabilidad y certeza a los contribuyentes respecto de su carga tributaria total y de la interpretación y aplicación de la legislación que les afecta. “Si alguien hace negocios al otro lado va a poder descontar los impuestos que paga en un lado respecto de los que paga en su casa y eso es muy importante para hacer más rentable las inversiones de argentinos en Chile y viceversa. Este acuerdo tiene los estándares OCDE”, dijo Valdés.

Más planes bilaterales

El convenio, que se suscribió el 15 de mayo de 2015 en Santiago y se aplica a los residentes de uno o ambos países, busca impulsar las exportaciones de servicios y facilitar la transferencia de tecnología. Asimismo, establece mecanismos para prevenir la evasión y elusión fiscal por medio de la cooperación entre las administraciones tributarias de ambos países y proceder al intercambio de información entre ellas.

Por otro lado, varios ministros de ambos países participaron en la presentación del proyecto para diseñar y construir el túnel de Agua Negra, un corredor de 13,9 kilómetros de longitud que unirá la región chilena de Coquimbo con la provincia argentina de San Juan. El proyecto contempla la construcción de dos túneles paralelos que cruzarán la cordillera de los Andes y costará cerca de 1.400 millones de dólares, que serán financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

DZC (Reuters, EFE)LV