Ecuador consumió dos millones de barriles de gasolinas en julio

Ecuador consumió en julio 1,6 millones de barriles de gasolina Extra (corriente, 87 octanos) y 439.700 barriles de gasolina Súper (especial, 92 octanos), utilizados especialmente por los vehículos particulares en el país, difundió el jueves pasado el Banco Central del Ecuador.

La producción local de estos combustibles alcanzó los 1,68 millones de barriles de gasolina Extra y 498.600 barriles de Súper, que se fabricaron con la importación de 1,28 millones de barriles de naftas de alto octano (materia prima), cuyo costo fue 166,4 millones de dólares en julio.

Las gasolinas en Ecuador tienen un subsidio, que es aprovechado sobre todos por los propietarios de vehículos particulares de las grandes urbes como Quito y Guayaquil, donde los vehículos tienen una tasa de ocupación de 1,6 personas por vehículo. Estas cifras aparecen en medio de movilizaciones motivadas por la negativa a desarrollar los campos petroleros del Yasuní.

Las naftas importadas se vendieron internamente a 67,6 millones de dólares, lo que significó un saldo negativo de 98,77 millones de dólares para la fabricación de gasolinas.

Otros combustibles fósiles, en cambio, sí significaron costo para el Estado. El diésel, relacionado a las actividades productivas (transporte de carga, transporte público, fletes y encomiendas) costó en julio 107,5 millones de dólares, que es el saldo entre el precio de la importación y de las recaudaciones por la venta interna del combustible.

La importación de diésel llegó al país a un precio de 157,8 millones de dólares y el país recuperó 50,29 millones de dólares por la venta interna. En julio, Ecuador consumió 2,6 millones de barriles de diésel, de los que el país produjo 975.600 barriles, cifró el Banco Central del Ecuador.

El gas licuado de petróleo, actualmente la forma más común de cocinar alimentos en los hogares ecuatorianos, tuvo una demanda de 1,81 millones de barriles en julio. En ese mes, se produjeron localmente 261.000 barriles y se importaron 686.600 barriles.

La importación de GLP costó 41,6 millones de dólares y la venta interna retornó 9,66 millones, lo que implica un saldo negativo por -31,98 millones de dólares.